domingo, 30 de diciembre de 2007

La Familia

Mi padre y mi madre tienen una prole abundante, cinco hijos -dos chicos y tres chicas-, de los cuales soy el menor -junto a una melliza-, y supongo que el modelo de familia en el que el crecido es formalmente de lo más nuclear y tradicional. Quizás no le doy toda la importancia debida al hecho de haber crecido en un ambiente familiar afectuoso, y de haber vivido una infancia y adolescencia en las que la atención mis necesidades y la preocupación de mi entorno por mis expectativas e inquietudes se combinaban con un margen de libertad y autonomía preciosísimo. De lo que sí estoy completamente seguro es de que esas condiciones que me han hecho la vida más fácil no tienen nada que ver con ese "modelo de familia", sino con la actitud sincera, responsable, honesta y sensata de mis padres, probablemente los primeros en ir dándose cuenta, al llevar las riendas de las vicisitudes y dificultades de "gestionar" a tanto crío, que la "familia nuclear es radioactiva", como gritamos en algunas manis.

Hoy, la Iglesia homófoba y cómplice de apologías de la pederastia, se manifiesta en Madrid "en defensa de la familia cristiana" como base de su orden social y moral. Y uno, a quienes sus padres enseñaron no tener nada en contra de los cristianos -¡si hasta tengo un tío jesuíta y una monja clarisa!-, se pregunta qué clase de educación habrán recibido en sus casas y en sus colegios -esos, por cierto, sustentados mayoritariamente con el dinero de todos/as- la panda manifestante de hoy, a quien por lo visto sí han enseñado a tener algo en contra de mí, por ejemplo, que soy maricón.

Cada vez me parece más lúcida y certera aquella proclama feminista de "Lo personal es político", y es que yo no puedo dejar de sentirme personalmente atacado por cada una de las barbaridades que abanderan. Y no es que quiera sentirme así. Es que, de verdad, su modelo de sociedad me agrede y excluye continuamente. Mientras que yo entiendo que una de las grandezas de los derechos es que sean universales, es decir, que puedan ejercerlos hasta quienes se opusieron u oponen a ellos, los "defensores de la familia cristiana" tienen una noción de derechos como privilegios, y por supuesto privilegios suyos, en una suerte de feudalismo moral que genera continuas exclusiones.

Por eso, hoy quiero mandarle un abrazo a mi familia: a mis padres, mi hermano, mis hermanas, mis sobrinas, a mi cuñada y mis cuñados, a mis amigos y amigas, que también son mi familia porque me da la gana (¿y qué?). Y quiero reivindicar la igualdad de mi entramado afectivo respecto al de cualquiera de los manifestantes de este Día del Señor...

...Y me uno a la Red por la Diversidad Familiar:
Los tiempos han cambiado y el modelo tradicional de familia convive hoy con otros tipos, como las familias monoparentales u homoparentales. Entendemos que esta diversidad
enriquece notablemente a nuestra sociedad y, con tristeza, vemos día tras día como algunos sectores conservadores y retrógrados, encabezados por las jerarquías eclesiásticas, intentan imponer un modelo excluyente de familia tradicional.


...Y pido solidaridad con la Infanta Elena y sus hijos Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, ¿o es que van a dejar de ser familia por la marcha de papá de casa? No hay derecho.

lunes, 24 de diciembre de 2007

...Al llegar la Navidad

Significados religiosos al margen, y bordeando la inmensísima pereza que me inspira la vorágine sentimentaloide y consumista de estas fechas; y restándole importancia a la putada que me han hecho esta tarde dos desconocidos que me han robado el teléfono móvil en un bar mientras me tomaba un té de menta..., es decir, Navidades 2007 a parte, voy a entregarme por unos minutos -y en honor a una de las cosas buenas de estos días: los langostinos- a la Felicidad bailable sobre una baldosa.

¿Quién dijo que el chotis y el villancico eran géneros que nada tenían que ver entre sí? Vale, no voy a hacerme el interesante: nadie lo dijo nunca. La musicología comparada nunca le prestó a este tema la atención debida, aunque para eso ya está Kike.

Sirva este vídeo para subrayar la importantísima deuda que tiene la cultura occidental con ambos legados musicales -el castizo y el navideño, el chotis y el villancico- y, por si alguien se creía que mi arrebato de buena fe navideña iba a acallar mi rencor antiespañol -influencia royo-villanovesca, sirva también para contraprogramar el mensaje televisado de Su Majestad.

...Ven a la Plaza Mayor al llegar la Navidad...

domingo, 23 de diciembre de 2007

Lo nuestro

Recuerdo ese clímax dramático de 'La flor de mi secreto', con Marisa Paredes aferrada desesperadamente a un matrimonio de ausencias y mentiras, colgada a la toalla que prende la cintura de un marido que siempre está de paso. '¿Hay alguna posibilidad, por pequeña que sea, de salvar lo nuestro?', dice ella. Y la respuesta está tan clara -y tan oscura- como antes de soltar al aire la pregunta.

Llevo unas semanas -algunas menos que las que llevo sin postear, que mira que llevo un otoño vago como bloggero- repitiéndome en mis entrañas esa pregunta cuando pienso en Izquierda Unida. Está la cosa tensa, muy tensa. Y estoy cansado de soportar una tensión de la que no me siento tan parte como al final padezco. No voy a entrar en valoraciones sobre el huevo y la gallina, aquí todos y todas tenemos nuestra propia idea de cómo ha devenido la historia del caos y de nada sirve andarse con esos rodeos autocomplacientes con lo que cada cual piensa.


Comparto espacios de militancia con gente muy diversa. Y lo juro: no pasa nada. El mundo no sólo no acaba: la propia actividad de IU sale adelante. Mejor o peor, pero algo acaba moviéndose. Y por eso, no sólo pienso que hay alguna posibilidad por pequeña que sea de salvar lo nuestro, sino que estoy convencido de que hay materia prima para superar este quiste, esta guerra fría que está que arde. Y que ello pasa por hablar de -¿cómo era eso?- Política. Ojalá el centro de los debates de IU fuese -por ejemplo- nuestra posición y discurso sobre la propiedad intelectual -ahora que todo nuestro entorno en internet se preguntá 'por qué le hemos abandonado' a lo "San Manuel Bueno, mártir"- y no las eternas divagaciones caníbales sobre la gama de colores que nos define o las medidas de urgencia dirigente a tomar porque "vienen los malos".

Ya: estas obviedades buenrollistas que ahora suelto aquí no son nada nuevo. Precisamente por eso, en vez de oírnos decir lo mismo por enésima vez, quizás deberíamos empezar a escucharnos.

Así, hablando conmigo mismo sobre esto, es como he llegado a un texto que Jóvenes de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid aprobó por unanimidad de su Pleno regional poco antes de la última asamblea regional de IU, en septiembre de 2004. Entonces, decíamos:
[...] Hacemos un llamamiento a la generación de nuevas dinámicas políticas unitarias y a abrir un proceso de reflexión y autocrítica sobre nuestra situación.
[...] Creemos que el debate en esta asamblea no puede centrarse en abstracciones ideológicas simplistas, o en personalismos, que no hacen más que ocultar intereses de grupo. IU tiene una de proyecto político, de modelo organizativo y sobre todo de credibilidad social. Las soluciones no pueden salir de una confrontación estéril e infantil sobre no se sabe que jerarquía de colores, hay que hablar de política. Debemos entrar en los problemas políticos prácticos, escapar de un debate que busca referencias identitarias que no favorece las formas unitarias y las identidades colectivas comunes. La identidad de IU no está a debate ahora, lo que debatimos aquí es la viabilidad del proyecto, de la estructura organizativa, de las prácticas y del modelo de dirección. Recrearnos en debates históricamente superados sólo nos separa del problema real y de nuestras bases sociales.
[...] No habrá cambio sin relevo, y sin cambio, esta organización desaparecerá.
[...] Este relevo no debe ser traumático, y sobre todo no debe descapitalizar la organización, nadie nace sabiendo dirigir una organización, y la experiencia debe estar muy presente. Por eso es necesario que algunos compañeros den un paso hacia atrás y otros hacia delante. Sin cambios reales, visibles, y en sitios clave nadie volverá a ilusionar a la militancia y sobre todo a los que ya no están, a las generaciones perdidas de IU.
Con esto pretendemos romper con el pluralismo mal entendido. Las corrientes y sensibilidades han pasado de articular la opinión a absorber la militancia. La afiliación debe trabajar de forma unitaria en IU. Y en IU el centro debe ser la militancia, las asambleas y los órganos.
Poco ha variado la situación interna desde entonces, a nivel regional y federal. Y ya da igual recrearse en diagnósticos sobre el camino que nos ha traído hasta aquí, que sólo van a reportarnos más divisiones entre quienes tenemos claro que hay que tirar por la integración y la transversalidad. En 2004, Tomamos la palabra. Vayamos pensando ahora en pasar a la acción.

domingo, 21 de octubre de 2007

Mis 'peros' son mis motivos

Yo voy a votar a Gaspar Llamazares. Y, al contrario que mi querido José Ramón, tengo mis peros. Siempre los tengo con todo lo que elijo y por todo lo que abogo, ‘pero’ no me molestan. Convivo con mis peros lo mejor que puedo, y hasta diría que me llevo bien con ellos. Y casi diría que voy a votar a Gaspar Llamazares porque tengo ‘peros’. Voy a votar a Gaspar Llamazares porque creo que es el momento de elegir eso, la mejor opción para representar tanto a la propuesta política como al entorno social y electoral de Izquierda Unida, ‘pero’ además voy a votar a Gaspar Llamazares porque detrás de esa opción hay mucho más. Y porque estoy cansado.

Estoy cansado de que haya una parte de esta organización que ha decidido hace tiempo que el enemigo está dentro de casa. Estoy cansado de que siempre sean las mismas voces desde dentro de Izquierda Unida las que impiden día sí y día también –con su actitud y estrategia obstruccionistas y sectarias- que IU pueda afrontar debates políticos de envergadura para luego no hacer otra cosa que criticar ferozmente una supuesta “pérdida de perfil” propio. Estoy cansado de que Francisco Frutos y Felipe Alcaraz defiendan una cosa y la contraria según les peine el viento… y luego se permitan expender certificados de pureza. Estoy cansado de que el aparato directivo actual del PCE tire la piedra y esconda la mano. Estoy cansado de que haya quien adopte una voz crítica de minoría lapidada como si el simple victimismo fuese un argumento político. Y estoy cansado de tener que mostrar una sonrisa conciliadora ante tanta deslealtad. Creo en el consenso, en la pluralidad, en la integración de diferencias –y quienes me conocen y militan conmigo, lo saben-, y no es que me importe a veces poner la otra mejilla… ‘pero’ es que mejillas, no sé ustedes, yo tengo sólo dos.

Poco sé de Marga Sanz, ‘pero’ mucho conozco de la estrategia que ha desembocado en su candidatura. Y pocas, muy pocas son las credenciales propias de Sanz que puedan componernos una idea de la ‘chicha’ de su proyecto. ‘Pero’ desconfío de alguien que es capaz de abanderar un discurso ‘retroanguitista’ y de exigir una vuelta al espíritu de aquella IU “más fuerte” de mediados de los 90… ‘pero’ que en 1996 –en pleno auge del anguitismo y cuando IU obtuvo 21 diputados y diputadas en unas elecciones generales- fue candidata en las listas del PCPE –como puede constatarse en el apartado de la Junta Electoral de Valencia, candidatura número 3, de este enlace- y que no ha militado en Izquierda Unida hasta el año 2001.
Podría dedicarle varios ‘peros’ a Gaspar Llamazares. ‘Pero’ ya estoy cansado, también, de justificarme tanto. No me parece sano construir siempre desde la nada, o desde la negación rencorosa de lo que somos. Porque es verdad que estoy cansado de todas esas cosas, ‘pero’ también estoy orgulloso de ser de Izquierda Unida, de esta Izquierda Unida cercana, cañera, abierta, influyente. Precaria orgánicamente ‘pero’ capaz de estar a la altura en el trabajo institucional de este momento tan desconcertante y cambiante. Porque como dijo Gramsci, es inevitable contar en nuestro análisis y discurso con el pesimismo de la razón, ‘pero’ renegar del optimismo de la voluntad es, simplemente, injusto para nosotros mismos y mismas. O peor aún: suicida.

martes, 25 de septiembre de 2007

La Noche en Vano

De verdad, de verdad de la buena: de mayor quiero ser cultureta y lo digo de todo corazón, y sacar más tiempo para escurrirme por entre las bandejas de "vino español" de los saraos, ir a ver todas las películas que marco en el programa de la Filmoteca y alternar con trovadores de relatos hiperbreves. Pero, a falta de una vocación intelectualoide más clara y definida, y de más tiempo y decisión para llevarla a buen (o mal, o regular) puerto, uno acaba conformándose con el buffé libre una vez al año, o, lo que es lo mismo, las Noches en Blanco que crecen como setas en las agendas culturales de grandes ciudades europeas.
No voy a entrar en grandes valoraciones sesudas y aguafiestas. No voy a detallar el escozor que me produce que esa especie de 'olimpiaditis' de las grandes urbes del siglo XXI -la lógica competitiva de la ciudad-espectáculo- haya convertido lo que a priori podría ser una 'buena idea' en más de lo mismo. Ni voy a andarme por la obscena comparación entre el despliegue de esa noche y los servicios culturales de proximidad, las políticas de apoyo a la creación o el programa habitual de cultura de calle del Ayuntamiento de Madrid. Ni siquiera voy a criticar la falta de previsión a la hora de planificar el transporte público coincidiendo con la cita.
Al diablo con todo eso, aunque sean verdades como puños. Lo peor de la Noche en Blanco fue ese perderse torpemente en una masa que recorría también torpemente calles y avenidas, dando tumbos de cola en cola. Lo peor fue ese "Pero entonces, ¿nos metemos aquí o nos vamos a allá?", ese "Dicen que lo de acullá es de lo mejor del programa", ese "Me iría ya para casa, pero a ver cómo vuelvo ahora". ¿De verdad alguien pudo ver algo más que gente igual de perdida que uno mismo? ¿Qué se entiende por "casi morir de éxito"? Además de para dar titulares en noticias claramente prefabricadas, ¿para qué sirve la Noche en Blanco?
Y ahí sigue mi programa de la Filmoteca, marcado, sufriendo en silencio mis infidelidades. A ver cómo le explico que aquello fue sólo un desliz de una Noche.

sábado, 22 de septiembre de 2007

...Y en tu fiesta me planté...


"No me invitó, / pero yo fui, / tras la esquina espero el momento / en que no me miren/ y meterme dentro"... Como si de la canción de Mecano se tratase, ayer me planté en la Fiesta del PCE. Pero no me colé, ojo, que tras vencer una malsana tentación pagué 'religiosamente' 20 euritos y suerte tuve de poder comprar en 'reventa' y por su precio original el bono de los tres días mientras hacía cola en la taquilla de la entrada cercana a Lago. Y hoy, casi-resaca mediante, tengo sensaciones encontradas sobre mi paso por allí. Como en realidad las tengo respecto al propio PCE desde hace tiempo.

Como constatando los rumores que desde hace tiempo hablan de las pérdidas económicas que genera la Fiesta, y en general de la decadencia de su formato, y el sobreesfuerzo que supone su organización para el Partido, las impresiones que experimenté al cruzar el umbral de la entrada a la Fiesta se centraron en la reducción del espacio 'efectivo' del evento y sobre todo en la poca afluencia de gente respecto, por ejemplo, a la última vez que acudí hace sólo un par de años.
Pero ya antes de entrar tuve una impresión poco menos que catastrófica: la avalancha de gente dispuesta a colarse ocasionó un embotellamiento alborotado a la entrada, algo terriblemente inseguro que la organización intentó solucionar pidiendo efectivos policiales. Entiendo completamente que el PCE moviliza un importante número de voluntariado para asegurar la tranquilidad y orden el interior del recinto, y que lo pase "fuera" le supera, y entiendo además que la Policía debe estar al servicio de esas cosas también -que no todo va a ser reprimirnos en manifestaciones- pero, ufff, qué escalofrío da ver cómo se aparecen en la puerta de la Fiesta del PCE tres 'lecheras', y cómo de una de ellas se bajan agentes al estilo antidisturbios -casco, escudos, arsenal de pelotitas de goma- para deshacer el nudo...

Soy muy crítico con el PCE, con su aparato directivo actual, con su estrategia interna en Izquierda Unida. Cualquiera que me conozca lo sabe, y no lo oculto, y alguna vez también lo he sido en este blog. Sin embargo, me apena profundamente lo que vi ayer. No hablo ya del tumulto de la entrada, con poli incluída, sino de la poca gente y el ambiente apagado que reinaba en toda la Fiesta. Creo que es una derrota para toda la izquierda, una derrota por otro lado anunciada porque ha sido progresiva desde hace varios años, y que de la que la organización de la fiesta debería tomar nota para reformular un formato que está agotado: por ejemplo, ¿por qué no trasladar la fiesta a otro sitio donde sea más sencillo gestionar y controlar los accesos sin necesidad de hacer un despliegue policial? Por otro lado, la gestión del uso de los pabellones donde se ubican los puestos, tenderetes y casetas de librerías, comercio justo y organizaciones sociales, presentaba algunas defienciencias padecidas por estas organizaciones -según me comentó una conocida que estaba en uno de esos puestos- que habría que revisar.
Y respecto al contenido, en fin, no me parece nada raro la poca afluencia de público. Si quienes nos sentimos comprometidos con la izquierda vencemos a duras penas algunas diferencias con el PCE -y no reniego, quizá, de cierto sectarismo por mi parte, de acuerdo-, no se le puede pedir esa misma exigencia gratis a quien siente afinidad y cercanía pero no está tan comprometido. Este año, en mi opinión, todo el programa de actos y charlas de la fiesta nace impregnado precisamente de sectarismo. Es inaudito que el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, no haya sido invitado a participar de ninguna mesa redonda ni ponencia.
Tengo buenos compañeros y compañeras del PCE. Gente con la que tengo diferencias en la concepción organizativa de IU y en la cultura política que a lo mejor son insalvables si queremos llevarlas a su máxima expresión, pero gente con la que también trabajo a gusto cuando de verdad abordamos esos debates y del apasionamiento frentista pasamos al entendimiento en lo concreto. Como un embrión fundamental de IU, me siento orgulloso de la trayectoria del Partido Comunista, y creo que mi propio discurso político está más cercano a lo que yo entiendo una evolución coherente del PCE histórico -de ese PCE que articuló la resistencia más combativa en la Guerra, que protagonizó la oposición real al franquismo, que abanderó una izquierda heterodoxa y de vanguardia en la transición- que a otras etiquetas que la izquierda alternativa ha ido prendiéndose a la solapa más tarde. Por todo ello, me entristece cosas como las que están pasando este fin de semana, y que son una muestra muy gráfica de la deriva del PCE.
Dudo, por desgracia, que Frutos o Alcaraz vayan a abrir los ojos en estos términos. Me temo que seguirán con su huida hacia adelante. El espectáculo debe continuar... "Mucha niña mona/ pero ninguna sola, / luces de colores, / lo pasaré bien". Ojalá me equivoque. Próxima estación, de momento: el mitin central de esta noche. A ver.

martes, 11 de septiembre de 2007

¡Es Rajoy, imbécil!

Mariano Rajoy, el hombre que no recuerda cuánto cobra, ha vuelto a ser designado candidato a la Presidencia del Gobierno. Ya hace cuatro años vivió un momento similar, pero entonces el mundo parecía recién pintado. Cuando el dedo de Aznar señaló a Rajoy, algunos fuimos tontos y nos fijamos en el dedo: y venga a cebarnos con que si la democracia interna del PP se reduce al ordeno y mando de Pepemari, y que si era un títere del entonces Presidente, y un pusilámine teledirigido.
Ahora ya sabemos que Aznar va a jubilarse entre los fogones ideólogos de la FAES con mucha autoridad moral pero no tanto margen de actuación, y sobre todo sabemos que Rajoy perdió. Pero ahí sigue. El dedo aparece y desaparece como el Guadiana, pero ahí sigue Rajoy.
La furia cortesana de Acebes y Zaplana, la silenciosa carrera de fondo de Esperanza Aguirre, las inoportunas batallitas del abuelo Fraga, la ambición ostensosa y buenrollista de Ruiz Gallardón. Cada ruido en su caja, cada peso en su balanza. Y Rajoy a plan, sobreviviendo. Hay quien ve debilitado su liderazgo, pero en verdad yo lo veo más fuerte que nunca: un tío bajo cuyo mandato el PP se lleva un varapalo en las generales, en Galicia, el País Vasco, Cataluña, y luego mantiene el tipo en las autonómicas y municipales, con aires de hombre de Estado; un tipo escoltado por magos de la crispación, y que habla y parece templado; un señor que recurre al Constitucional el matrimonio homosexual pero asegura que iría a la boda de su hijo si éste se casase con un hombre...

Un hombre que parecía la voz de su amo, pura huella dactilar, y ahora es de nuevo designado candidato a la Presidencia de Gobierno; Rajoy, en suma, tiene algo en lo que no habíamos caído. No digo que posea virtudes sobrehumanas,ni que sea especialmente brillante, pero sí que es lo suficientemete ágil como para disimular sus errores, y aprovecharse de 'lo bueno' de su clá y esquivar los daños colaterales que ésta genera. Quedan seis meses para las elecciones generales, y por mucho que diga Pepe Blanco, ahí está Rajoy, entero, ratificado. Con unos dirigentes con ramalazos díscolos, pero ahí está. Con unos índices de popularidad bajísimos. Pero ahí está. Mucho ojito. No sería Rajoy el primer caso de humano que consigue salvarse de sí mismo.

lunes, 3 de septiembre de 2007

La ternura de deconstruirse

La repercusión que ha tenido en la blogosfera y foros virtuales varios la convocatoria, de este próximo viernes, de una asamblea de hombres contra la violencia de género me ha hecho pensar que algo está cambiando. No me refiero sólo a la sensibilidad de algunos hombres hacia la lacra de la violencia de género, no me refiero sólo a ese certero "el silencio nos hace cómplices". He podido leer en alguna que otra bitácora, y en listas de correo electrónico, reflexiones en torno a la masculinidad que más allá del "sentirse solidario por compromiso" interiorizan conceptos profundamente transformadores. Me parece un punto de inflexión muy interesante: nada podemos cambiar si no nos miramos a nosotros mismos desde aquello que somos, desde aquello que "tenemos" que ser, y lo cuestionamos.

Coincidiendo con esta convocatoria y con, que por lo visto, vamos a acabar todos bisexuales, os dejo con un corto de Daniel Sánchez Arévalo, una promesa cumplida del cine español, maestro del cortometraje y director del largo 'Azul oscuro casi negro'. En él, como quien no quiere la cosa, dos machotes se dan de bruces con un cuestionamiento -nada intelectualizado- de su masculinidad. Una deconstrucción divertida, y muy tierna...

miércoles, 29 de agosto de 2007

¿Ve usted, ministro Molina?

Pues tan mal no haría la vecina de Hugo su trabajo al frente de la Biblioteca Nacional, digo yo, porque ha sido anunciar su dimisión irrevocable y volverse aquello una jungla sin ley.

martes, 28 de agosto de 2007

Premio para el caballero


Antes del verano, por razones de activismo LGTB y a través de Alberto, entré en contacto con Pablo, cómplice riojano de azares y luchas, interesante bloggero y colaborador de Dos Manzanas, que tuvo a bien en pleno veranito galardonar esta humilde Corrala con un Thinking Blogger Award. El premio se difunde como la falsa moneda, como una especie de meme de esos que tanto rulan de blog en blog últimamente, y ahora me toca a mí actuar como Academia y seleccionar cinco bitácoras que me hacen pensar... ¿Pensar en qué? A tanto no llego, pero pensar, que no es poco. Difícil, dificilísima, elección. Sobra decir que me dejo varios candidatos en el tintero (que a mí me hacen pensar muchas cosas, eh), pero como hay que escoger, premio a:


1. Mi señor padre, que se inició con su Kabila en estos lares de la bloggosfera por sugerencia de su hijito preferido, y ha conseguido hacer, con su constancia, su charlatanería (en el mejor de los sentidos, jeje), su talante y su mirada, una de mis bitácoras imprescindibles.


2. Mi compañero de fatigas y amigo enchufe, que a pesar de que lleva un tiempo 'desenchufado' (las vacaciones mandan) reúne en su blog curiosidades con las que apuntala las claves de la actualidad, siempre con buen criterio, buena documentación y claridad.


3. La sutileza y avidez con que Millares nos enseña las costuras y la cara B de la realidad y del tratamiento que de ella hacen los grandes medios, las macroestadísticas y hasta el plano del metro.


4. El repertorio -y nunca mejor dicho- de :::atrildesastre::: y el partido que le saca su autor de pluma "neta y castiza, que si entorna los ojos te cauteriza"... Una lección cercana y divertida de zarzuela, ópera, copla, cuplé, revista... y lo que se tercie.


5. La partitura del Pianista en un burdel, toda una escuela de la vida para cualquier mente interesada en el mundo del guión, el cine y la tele. Un blog divertido y diferente de un joven Azcona en potencia.


Ahora, los cinco premiados, tenéis que seguir estas instrucciones:


1. Si, y solo si, alguien te da el premio escribe un post con los 5 blogs que te hacen pensar.

2. Enlaza el post original para que la gente pueda encontrar el origen del premio.

3.Opcional, enseña el botón del premio enlazando el post que has escrito dando tu premio.

¡Y que ruleeee!

lunes, 27 de agosto de 2007

Algo habrán hecho

No es nada nuevo lo que cuenta Romenauer en su vuelta de las vacaciones. Cada año, los nazis la montan en las fiestas de Alcalá de Henares, campando a sus anchas con total impunidad como matones de verbena, imponiendo una dictadura del miedo entre quienes van a pasárselo bien, que para eso son las fiestas. El sábado por la noche la cosa terminó con la intervención de la Policía, que tuvo que personarse en la caseta del PCE al ser ésta atacada por unos quince cabezas rapadas que al grito de "Os vamos a cortar el cuello, rojos de mierda" se sirvieron su particular barra libre llegando a agredir a un menor, militante de las Juventudes Comunistas.

Leo detenidamente la noticia recogida por El País y, acto seguido, me indigno con el tratamiento de la información que hace El Mundo. El diario de Pedro Jota pinta la escena como una "pelea" entre iguales, y casi le falta concluir la crónica echando mano del refranero y aquel "Dos no pelean si uno no quiere". Pero la indignación ha crecido cuando, buscando más información por el gúguel, me encuentro con una noticia de última hora hecha pública por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares: resulta que, para evitar que vuelvan a ocurrir estos hechos, el año que viene no habrá caseta ni de Falange... ni del PCE.

Sí, habéis leído bien: el alcalde alcalaíno en persona, Bartolomé González, del PP, ha llegado a la conclusión de que, si todos los años hay movida, será porque estos chicos de la Falange, sí, serán son unos sobradetes que meten cizaña, pero oiga usted, lo que no se puede hacer es ir provocando con una camiseta del Ché o colgando por ahí hoces y martillos. Así pues, en las fiestas de Alcalá del año que viene, el problema habrá sido extirpado.

La Comunidad de Madrid ha experimentado en los últimos años un incremento considerable de agresiones por parte de grupos organizados de ultraderecha, sin que ni la Delegación del Gobierno ni la administración autonómica hayan tomado cartas en el asunto seriamente. Ahora, a esa desidia, se suma la irresponsabilidad de un máximo mandatario municipal, que sienta un peligroso precedente al poner a agresor y agredido al mismo nivel, y al materializar en una decisión política tan explícita su consideración como "alteración del orden público" de lo que en verdad es persecución organizada por motivos ideológicos. Con qué cara Bartolomé González le va a decir al menor agredido, V.G.L., que para que le hayan roto la mandíbula "algo habrá hecho".

domingo, 26 de agosto de 2007

Se busca Manuela Malasaña

Lo oímos hace unos días, y ya hay quien ha tenido una interesante reflexión a propósito de la noticia: José Luis Garci, el oscarizado cineasta oficial de la transición y el aznarismo, ha recibido el encargo por parte de Telemadrid de dirigir una película para la cadena sobre los sucesos del Dos de Mayo. Puede ser un experimento curioso: la Guerra de la Independencia es un episodio lo suficientemente atractivo como para ser carne de cine histórico, y en verdad es raro que el cine español no la haya tratado más. Hablo en términos políticamente asépticos, que si de mí hubiera dependido, le habría montado a Pepe Botella una fiesta de bienvenida y no un levantamiento. Dicho esto, dejo mi expectación en cuarentena teniendo en cuenta quién hace el encargo y a quién se lo hace (lo siento por Garci, pero su cine clasicista se me hace cada vez más intragable, amén de lo mal que envejece -su cine, no él, que está fresco cual lechuga).



Lo que me tiene el alma en vilo es la duda de quién será la actriz que interprete a Manuela Malasaña, la heroica y resistente modista quinceañera que armó una buena sangría con sus tijeritas entre las tropas francesas. De ello hablaba el jueves pasado con unos amigos (éste, ése, aquél, ese otro y el del fondo), más en broma que en serio, mientras tapeábamos en una velada castiza en el Gallego de Lavapiés. Y, claro, enseguida empezamos a soltar nombres compulsivamente. "De esto sale un post", prometí. Así pues, me permito lanzar a Garci algunas sugerencias de reparto para el papel de Malasaña de acuerdo a diferentes criterios. La edad de la actriz es lo de menos: el maquillaje, Corporación Dermoestética y los efectos especiales hacen milagros.... Así pues:



Para incondicionales del último Garci y de los calendarios de taller mecánico: Elsa Pataky.

Para nostálgic@s del Telemadrid de Ruiz-Gallardón: Terelu Campos.

Para intelectuales progres: Ana Belén.

Para las resacosas del Madrid de la Movida y las modernas que en el Madrid de hoy entran en lista en el Elástico: Alaska.

Para la gente sin complejos: Malena Gracia.

Para amantes del circo: Rita Irasema.


Para verduler@s: Belén Esteban.


Para el público internacional: Rafaella Carrá (sí, sigue viva, ¡no tenéis corazón!, ya no se respeta ni a las divas).


Para darle un toque lerele: Lolita.


Para recuperar como televidentes a esa generación perdida de los 90: Leticia Sabater.



Tras barajar estos y otros nombres, hubo cierto consenso -ya se había acabado la segunda ración de sepia- en torno a la figura injustamente desconocida para el gran público de Olga María Ramos, "hija de..." pero castiza de pata negra. Aunque se admiten más sugerencias.



Al cierre de este post, aun sin publicarlo, Kike me sugiere que sea el inicio de un serial sobre castings delirantes para otros dos papeles de la película de Garci: Clara del Rey y Agustina de Aragón. Francamente, no sé si una charleta entre cañas da para tanto. Ni una peli de Garci. Con perdón.

jueves, 23 de agosto de 2007

Colores

¡Extra, extra! Última novedad científica: las "preferencias" de color asociadas a los sexos -azul para los hombres, rosa para las mujeres- tiene un origen biológico, y no cultural. Eso parece, según una investigación en la Universidad de Newcastle de la que se hacían eco hace tres días varios medios. La revista británica 'Current Biology' publica los resultados del trabajo, y con ello parece que se desautoriza implícitamente de una vez por todas lo que ha venido siendo durante mucho tiempo un ejemplo usado por el feminismo para cuestionar la desigualdad de género en lo educacional.

Como nos cuenta esta noticia,
[...] los investigadores pidieron a 171 hombres y mujeres jóvenes que seleccionaran lo más rápidamente que pudieran su color preferido entre una serie de rectángulos coloreados que se les presentaban por parejas. [...] El color favorito universal para todos parecía ser el azul. Sin embargo, las mujeres tenían una preferencia por la parte final de rojos del eje rojo-verde y esto cambiaba su preferencia de colores ligeramente del azul al rojo, lo que tiende a convertir en los colores preferidos los rosas y lilas.

Y remata:
Las diferencias entre hombres y mujeres fueron lo suficientemente claras como para permitir a los investigadores predecir el sexo de un participante en base a su perfil de preferencia de colores.

Y olé. Luego todo se explica, por lo visto, en el desarrollo de la evolución humana, que en un pasado primitivo habría llevado a la mujer a potenciar esa preferencia innata en su labor como recolectora -por el color rojizo de los frutos-.

No soy biológo ni tengo más información de esa investigación que la que han publicado ABC, El País y El Mundo a partir de lo que -se supone- ha publicado esa revista británica. Igual me estoy pecando de atrevido, pero francamente, lo de este estudio no encuentro por dónde cogerlo.

Aun suponiendo que la muestra de 171 personas (de ellas, ¿cuántos hombres había, cuántas mujeres?, porque no lo dice en ningún lado) sea suficiente, y que la metodología de las cartulinas de coloritos sea fiable e irrefutable; aun suponiendo -por qué iba a ser mentira- que estaba tan clara la diferencia en las preferencias cromáticas entre uno y otro sexo, ¿qué parte de todo esto induce a la conclusión automática de que todo ello es por algo biológico y no cultural? Quienes se sometieron a la investigación, no vivirían -digo yo- ni en Marte ni en una cápsula aislada del mundo y de la construcción de roles diferenciados de género que se da en éste.

No quiero frivolizar, pero pensemos por un momento que se reúnen a 171 personas y se les da una plancha y un montón de ropa por planchar. El resultado lo podemos aventurar sin mucho riesgo: el acabado del planchado sería mejor en aquellas prendas caídas en manos de mujeres. Y no, no se debe a nada biológico... El ejemplo es excéntrico y exagerado, sí, pero la percepción también se aprende, se modela y moldea, y se construye dentro de cada sujeto y del contexto en que éste vive. No es que sea un alumno ejemplar de Comunicación Audiovisual -de hecho todo lo contrario, aunque ése es otro tema, ayyyy-, pero ya antes de este estudio había mucho escrito sobre teoría del color, psicología de la percepción y teoría de la imagen. No hay que ser un Nobel, vaya.

Aun así, es posible que haya un componente biológico en estas preferencias cromáticas. Otras diferencias biológicas entre hombres y mujeres existen y además son evidentes. Pero en ningún caso, estaremos de acuerdo, pueden servir para justificar toda la parafernalia cultural y ceremonial construida en torno a ese "el azul es de niños y el rosa, de niñas" y los efectos discriminatorios que tiene en la educación de hombres y mujeres.

Llegados a este punto, simplemente no entiendo el sentido de esta investigación, al margen del rigor más que dudoso de su planteamiento. ¿Qué pretendía demostrar la Universidad de Newcastle...?

...Colorín, colorado...

miércoles, 22 de agosto de 2007

Comparaciones

Comparar es inevitable. A fin de cuentas, y aunque no me considero liberal, si hay algo irrebatible entre los fundamentos del liberalismo es que buena parte de lo que nos hace humanos se basa en la capacidad de elegir, y por tanto, de discriminar entre varias opciones posibles. Eso, sumado a aquella otra cualidad tan humana que es la de dedicar una curiosidad indiscrimina a registrar y juzgar lo que hace el prójimo ("...a mí no me gusta de criticar, pero..."), hace que nos pasemos, implícita o explícitamente, el día comparando. Por eso nunca he creído en eso de que las comparaciones son odiosas por norma general.
Ahora bien, está claro que algunas comparaciones sí son odiosas. Y absurdas. Y cínicas.
Podría referirme a la comparación que hizo mi querida Espe a principios de verano. O podría señalar las recientes declaraciones de Isabel García Marcos, otrora azote del gilismo marbellí, que todo lo que tiene que decir de su implicación en la 'operación Malaya' es que se siente una presa política, "como la Pasionaria" -sic.
Pero francamante, ésas son comparaciones inofensivas comparadas con el nuevo delirio de Bush.
Que digo yo que una cosa es que comparar sea algo inherente al ser humano, y otra cosa es que haya que hacerlo compulsivamente... Pero ya puestos, ¿quién da más?

domingo, 19 de agosto de 2007

Claro: Chávez no es Chaves

Hay titulares que te provocan un respingo. Ya me pasó hace diez días, leyendo El Mundo, en el avión que traía de vuelta de mis vacaciones en Nueva York. Y el miércoles pasado me pasó lo mismo, esta vez mientras le echaba un ojo a la portada de la edición digital de El País. En ambos casos, el titular era exactamente el mismo: "HUGO CHÁVEZ QUIERE PERPETUARSE EN EL PODER". Estamos ya acostumbrados y acostumbradas a que, todo aquello que viene de Venezuela, se filtre por un caleidoscopio de cristalitos paternalistas y sesgados. Hugo Chávez, el monstruo, ese ex golpista venido a más, ese demagogo bananero, ese canciller populista crecido del hastío de las masas iletradas y muertas de hambre. Es la cantinela implícita que el Pepito Grillo de la opinión publicada nos ronronea cada vez que se informa sobre algo que tenga que ver con Venezuela y su Gobierno.


No voy a hablar de mis simpatías o percepciones personales sobre la figura de Chávez, no es alguien que me caiga especialmente bien, pero no pienso detenerme ni un momento en autojustificaciones impuestas por lo políticamente correcto. Más allá de Chávez, más allá del rigor informativo que brilla por su ausencia en tantas ocasiones, me hago simplemente las siguientes reflexiones:

1. Manuel Chaves, Rodríguez Ibarra, Bono, Felipe González o Fraga han mandado en el mismo cargo (Chaves lo sigue haciendo) durante más tiempo de lo que lo lleva haciendo Chávez. Y nunca jamás han hecho referencia pública alguna a la necesidad de modificar la ley para imponer en España una limitación de mandatos que hoy por hoy no existe. ¿Significa eso que QUIEREN perpertuarse en el poder? ¿Han manifestado alguna vez El País o El Mundo la supuesta falta de higiene democrática que ello implicaría? ¿Es entonces eso -la no limitación de mandatos consecutivos- algo malo o bueno en sí mismo?

2. Chávez no es sólo un "presidente democráticamente elegido" -detalle éste que normalmente sus opositores se dedican a rebatir poniendo el escalofriante ejemplo de Hitler, "que también fue elegido en las urnas". Es que además, el actual régimen constitucional venezolano, nacido tras su primera elección, contempla la posibilidad de someter a los gobernantes a un referéndum revocatorio de su mandato, como fue sometido el propio Chávez. ¿Alguna vez la oposición a Rodríguez Ibarra, Chaves o Fraga pudo servirse de semejante instrumento democrático?
Pero, claro, Chávez no es Chaves. Es ese ex golpista venido a más, ese demagogo bananero, ese... Sobre este tema hablaba hace unos días, y con bastante tino y buen tono, el siempre interesante Millares.

sábado, 28 de julio de 2007

Reprimendas

"Basta ya, Curro, que esto es un cachondeíto... Que llevas siglos sin pasarte por tu propio blog, qué vergüenza. Si no cuesta tanto actualizarlo un pelín cada día, chico, con lo elocuente y tertuliano que eres cuando te pones estupendo, que estás todo el día dando la tabarra venga a opinar, venga a criticar, y luego no eres capaz de reflejarlo en tu bitácora. Muy mal, muy mal. Te van a echar del I love IU ése, te van a echar del país incluso. Estás quedando como La Puerros. Vale que salgas para Nueva York en una horita escasa, vale que te pases allí doce díitas subiendo y bajando rascacielos, pero en cuanto pises suelo ripense a tu vuelta, ahí te quiero ver, devuelto a la bloggosfera. ¡Hombre ya!".

Amistades varias, mi señor padre y hasta Don Ricardo, me ha repetido insistentemente en los últimos quince días reprimendas como ésta que ahora un inesperado Pepito Grillo me acaba de dictar. Con razón.

Ahora, me marcho a Nueva York, con Tania y otros amigos. Ya os contaré.

¡Salud y Revolcón!

martes, 19 de junio de 2007

Manifiesto - IU DEBE PARAR A LA DERECHA... TAMBIÉN EN LEGANÉS

Durante la pasada campaña electoral, la militancia y dirigentes de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid, hicimos un notable esfuerzo por convencer a la ciudadanía de que el voto a nuestras listas era el voto más útil para conseguir frenar a la derecha en los ayuntamientos y en las comunidades autónomas.

El voto que se destinaba a IU-CM en cada uno de los municipios serviría para potenciar otro municipalismo; el que pone como eje central de su gestión a la ciudadanía y sus intereses, y por ello, el que confronta con el urbanismo especulador, potencia los servicios públicos de calidad, igualdad y laicismo, gestiona con honradez las arcas públicas, y se aleja del clientelismo y la corrupción.

De este planteamiento de partida, que engloba al conjunto de Izquierda Unida en todo el estado, se deriva un objetivo prioritario en la estrategia que habría que definir al día siguiente de las elecciones municipales: Izquierda Unida, no permitiría gobiernos del PP allí donde estuviera en nuestra mano. Tal compromiso, reiterado en todos los actos de campaña, se materializó a principios de junio con un acuerdo entre las direcciones federales del PSOE e Izquierda Unida para promover, allí donde fuera posible y necesario, acuerdos de progreso que pusieran al frente del municipalismo a la izquierda plural.

Por ello, la militancia y los y las votantes de Izquierda Unida nos hemos sentido profundamente traicionados al ver que en Leganés, ciudad de casi 200.000 habitantes, y una de las ciudades del histórico cinturón rojo madrileño, el grupo municipal de IU ha permitido con su abstención que haya una alcaldesa del PP.

Nuestro malestar y sentimiento de frustración es mayor aún cuando la información que se transmite es que el desacuerdo no se da en el programa de gobierno, sino en el reparto de cargos en la institución municipal, centrados éstos, parece ser, en la Concejalía de Deportes.

Entendemos que las negociaciones son complejas, que las circunstancias de cada municipio varían, y que el PSOE se comporta en muchas de las negociaciones de acuerdos con absoluto desprecio hacia nuestra organización política; pero eso, y todo lo que en esa línea se quiera argumentar, no justifica la falta absoluta de coherencia política y lealtad a nuestras ideas, y a nuestras y nuestros votantes que supone entregar la ciudad de Leganés a la derecha más reaccionaria del conjunto del estado.

Unido a todas las razones políticas ya esgrimidas que justifican el malestar expresado en estas líneas, aumenta nuestro bochorno cuando vemos a Esperanza Aguirre agradeciendo a nuestro diputado saliente y concejal del Ayuntamiento de Madrid Ángel Pérez que nuestro grupo le regalara al PP un ayuntamiento de tamaña importancia. Tampoco entendemos muy bien por qué la nueva alcaldesa no sólo no se sorprendió por el resultado de la votación sino que llevaba el discurso preparado, aunque esto quizás tenga poco que ver con lo que aquí tratamos.

La actitud del grupo de concejales y concejalas de Leganés supone una triple deslealtad:

-Deslealtad al conjunto de Izquierda Unida, cuyos órganos de dirección habían alcanzado un acuerdo general para evitar ayuntamientos gestionados por el PP con sus comprobadísimas políticas de derechas. ¿Con qué cara vamos a ir los militantes de Izquierda Unida en próximas campañas explicando que somos la garantía para frenar a la derecha, pero condicionando esta posición estratégica a las Concejalías de Deporte?

-Deslealtad con las personas que han optado en la votación por Izquierda Unida de Leganés y que, gracias a su propio voto, sufrirán en los próximos años las políticas de derechas contrarias a sus intereses que desarrollará el PP, con lo que eso supone de engaño y traición al conjunto de nuestros electores.

-Deslealtad al conjunto del pueblo de Leganés, que ha votado por un gobierno de la izquierda plural pero serán gobernados por los mismos actores que han pasado la última legislatura machacando al Hospital Severo Ochoa, que apuestan por el desmantelamiento de los servicios públicos a favor de las empresas privadas, y que gestionará el EMSULE y la política de vivienda de acuerdo a los intereses especulativos y no construirá las miles de viviendas públicas que requiere la población de Leganés.

Por todo ello, un grupo de militantes de Izquierda Unida que tratamos de promover debates políticos y defender las posiciones de nuestra organización en internet, hemos decidido publicar en nuestros blogs el presente texto, y rogamos a nuestros órganos de dirección que asuman y exijan las correspondientes responsabilidades políticas y permitan que sigamos sintiéndonos orgullosas y orgullosos de pertenecer a una organización que pretende cambiar los pueblos, las ciudades y el mundo sin que para ello sea obstáculo la obtención de cargos u oscuras prebendas personales.

Publican hasta el momento este post los siguientes blogs

A sueldo de Moscú,
III República,
Kabila,
La Corrala,
Moscas en la sopa,
Radio Karma
Romenauer y
Sinencambio avanzamos.

sábado, 2 de junio de 2007

La grieta

Todos tenemos una vecina que aseguró que el cuñado de su prima oyó por boca de una compañera de trabajo cómo el novio de ésta vio la escenita en vivo y en directo: aquella 'Sorpresa, sorpresa' que nunca existió corrió cómo la pólvora por la rumorología española, y en cuestión de días, no había cafetería, centro de trabajo, cola del supermercado, transporte público o reducto internauta-y eso que internet, por entonces, era poco más que una hipótesis empezando a contrastarse-, en que Ricky Martin, una quinceañera en plena explosión hormonal, un perro goloso y Concha Velasco no formasen un cóctel de total interés púb(l)ico.
Tampoco falta en nuestro entorno algún familiar o amistad que no se cansa de repetir cómo el jefe de la hermana del conductor de autobús de la línea que toma a diario el sobrino de una compañera de bailes de salón, recibió una invitación personal para asistir al enlace matrimonial entre la vicepresidenta del Gobierno y la cronista deportiva de La Primera.

Y, por supuesto, siempre hay quien reiteradamente insiste en que Elvis Presley y Jesús Gil siguen vivos.

Y yo me pregunto, ¿están todas estas leyendas urbanas, estos bulos, estos rumores, "empadronados" en el mismo universo mítico? ¿Hay algún mapa común, por virtual que sea, donde ubicar cada una de esas historias? ¿Qué relación hay entre ellas?

Siempre me ha parecido un fenómeno interesante éste de las leyendas urbanas. Y como soy incapaz de encontrar explicación racional alguna, me entrego a la magia. Quizás haya alguna grieta en la realidad por la que van filtrándose datos descosidos del mundo en que vivimos, de manera que mientras dormimos nos son devueltos al imaginario colectivo puzzles perfectamente 'coherentes' que compartimos desde el primer café en el trabajo hasta la cena en familia.

Sería curioso cualquier noche, en esa frontera entre la vigilia y el sueño, ubicar la grieta y asomarse para ver cómo la vicepresidenta y la periodista toman el sol en una playa caribeña, mientras Elvis les canta "It's now or never" y Su Majestad el Rey se acerca a sus hamacas, montado en moto y camuflado por el casco, para pedirles algo de "calderilla" con que repostar el depósito. Cayetana Guillén Cuervo y José María Aznar disolverían amistosamente su 'affair' mientras de fondo, Jesús Gil, se proclama candidato a la Alcaldía de la extraña ciudad, y Marylin Manson aguarda en la Sala de Espera de Corporación Dermoestética a que un cirujano le quite -por capricho onástico- dos costillas.
PD: Esto para que luego me pidáis actualizar más a menudo. Y si queréis más, aquí. Un besote.

jueves, 17 de mayo de 2007

Ser del Sevilla

"Oye, Paco, ¿y tú por qué eres del Sevilla?", le pregunté apoyado sobre la máquina de tabaco, botellín de Heineken en mano, en medio de aquella marea de sevillismo irreductible en Ciudad Lineal.

Él, nervioso por el devenir del partido, eufórico, se dio media vuelta -botellín de Cruzcampo en mano, claro-, y me dijo con una sonrisa torcida y sin acritud, eh, que Paco es muuuu gueifrenli:

"Y tú, ¿por qué eres gay?"

Hay que joderse. Toda la vida renegando de esencialismos y a veces las cosas son así de fáciles. Otra cosa no: pero lo pasamos un rato bien. Cerveza va, cerveza viene. Festival de testosterona recalcitrante -menos mal que ahí estaba también Tania, para ponerle distancia, ironía y estrógenos-, pero también camaredería y complicidad con Paco y Sergio.

Viva el 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. Y, para la afición sevillista, Día de la Afonía y la Resaca. Olé.

miércoles, 9 de mayo de 2007

La Primavera de El Corte Inglés

Hace unos meses, una publicación de economía difundía en un reportaje lo que era un secreto a voces: El Corte Inglés, ese símbolo español universal más español y universal que Cristóbal Colón o Antonio Banderas, era una empresa en la que las mujeres estaban discriminadas de hecho salarialmente, y en cuanto a posibilidades de promoción. La desigualdad cotidiana en la plantilla empezaba en el "detalle"de la obligatoriedad de uniforme para las empleadas femeninas frente a la inexistencia de tal exigencia para los hombres, a quienes se dejaba asistir a trabajar con la vestimenta que deseasen, siempre con el requisito de que fuese un traje.

Como ya es primavera en El Corte Inglés, la empresa se pone ahora a la cabeza de la igualdad de género. ¿Cómo? ¿Han dado pasos hacia la igualdad salarial real? ¿Han pisado el acelerador en la aplicación de la Ley de Igualdad haciendo sus equipos directivos paritarios? No. Tampoco ha descargado el deber de llevar uniforme a las trabajadoras. Eso sí: ahora éstas podrán elegir entre la falda (antes obligatoria y única opción) o un nuevo uniforme de pantalón. Ellos seguirán teniendo tanta libertad de vestimenta como su fondo de armario les permita.
Las bromitas en tertulias livianas de magacín televisivo matutino no se han hecho esperar, y todo el mundo repite la ingeniosísima frase de que "por fin, las mujeres en El Corte Inglés llevan los pantalones". Humor blanco para bordear la noticia sin querer ver más. Sin querer saber. La "empresa modelo" española, además de acumular los méritos mencionados en materia de machismo, coacciona de hecho la libertad sindical (como nos recuerda a menudo Don Ricardo) y protagoniza operaciones urbanísticas llamémoslas "raras".
...Y luego buscamos razones médicas para la alergia a la primavera.

viernes, 4 de mayo de 2007

Sin ganas

Poco a poco, el nombre de mi ciudad, Rivas, ha trascendido como sinónimo de otro mundo posible a partir de lo cercano, lo inmediato, lo local. Y así ha sido porque en Rivas existe una mayoría política y social progresista. Ello no quiere decir que la derecha sea residual, ni mucho menos. El mejor resultado electoral del PP en Rivas fue en las elecciones generales del año 2000, con un 36,81% de votos, y el peor resultado fue en las elecciones municipales pasadas, las de mayo de 2003, con un 26,31%, que ya quisiéramos en IU en el resto del Estado...



No me explico, por tanto, el escasísimo arrojo que le está echando el Partido Popular al debate preelectoral y a la reciente y actual vida política ripense en general. Mi compañero Joserra ya ha hablado últimamente en su bitácora de la múltiple escisión que ha vivido en su seno el PP local (el misterio de la "Santísima Trinidad"). Al margen de las dos escisiones, quiero centrarme en lo que ha quedado del Partido Popular propiamente dicho, que, como digo, está desaparecido en combate.



Su candidata, Marisa Del Olmo, cuya gestión al frente del Partido como presidenta local ha sido bastante controvertida internamente (de ahí la aparición de Ciudadanos de Rivas y la Unión Centrista Liberal), consiguió el apoyo de Génova, y ha resistido a esas mareas intestinas con bastante entereza. Por eso no entiendo su ausencia permanente del debate político local: ella apostó por quedarse, por liderar ese proyecto aun pagando el precio de que se le fuese entre portazos media organización... Y todo para que a menos de un mes de las elecciones siga siendo una desconocida para la inmensa mayoría del pueblo: no quiso ir a un debate celebrado en marzo con los candidatos de otras formaciones porque consideraba que era "demasiado pronto", y volvió a dar plantón a un medio local hace menos de un mes sin hacerle llegar sus propuestas cuándo este les requirió algún extracto de programa para publicarlo junto a los de las otras candidaturas.



Ahora vemos, por fin, su cara en algunos carteles pegados esta misma semana, y hace ya algunas semanas que empezaron a embuzonar algunos tarjetones temáticos exponiendo algunas de sus propuestas. Sin embargo, en el ambiente real, tangible, de la calle y el día a día, el PP es en Rivas invisible. No soy muy de quinielas, pero es de imaginarse una bajada aún mayor que la de 2003. Probablemente salven el tipo por la propia marca PP, pero no será por las ganas que le esté echando su candidata. ¿Tanta batalla interna para esto? Es de pena que la ciudadanía ripense que apoya al PP en otras convocatorias no encuentre correspondencia en su cita con el futuro de lo concreto y lo local. Los apoyos de Marisa serán por inercia y convicción, y serán apoyos al fin y al cabo, pero no la respuesta a una ilusión que ella se ha mostrado incapaz de encender.

jueves, 3 de mayo de 2007

Países

Alguna vez tenía que pasar: Arias Cañete y yo estamos de acuerdo en algo. Ambos compartimos una tremenda desazón, una duda existencial que nos parte el alma, y que tan bien queda retratada en esa cuestión retórica con que el ex ministro de Agricultura y poeta de la experiencia nos ha servido esta mañana el desayuno: "en qué país estamos".

El ahora secretario de Economía y Empleo del PP lanzaba la pregunta a las ondas de la Cope a modo de valoración política de la detención de Isabel Pantoja. Qué vergüenza, afirmaba Arias Cañete: en España se dejan en libertad a terroristas y se detienen a tonadilleras. Sí. Vuelvan a leerlo. No es broma. Lo ha dicho un dirigente del principal partido de la oposición. Esto es todo lo que tenía que decir sobre un caso paradigmático de corrupción que cuenta con una nueva presunta imputada.



Otro pepero de primera línea, el candidato de este partido a la Alcaldía de Bilbao, ha querido hacer su agosto de precampaña y competir en el concurso de churras y merinas contra velocidad y tocino que tan honrosamente descorchó Arias Cañete. Antonio Basagoiti -así se llama el alcaldable del PP para Bilbo- ha aconsejado a Isabel Pantoja que se presente a las elecciones de mayo "en las listas de ANV" porque los delitos "salen gratis" a la izquierda abertzale.


No sé, en efecto, en qué país estamos. Y reacciones como éstas sólo me llevan a resolver que, si algo puedo asegurar, es que este país no es el mismo que retratan en sus declaraciones los dirigentes del Partido Popular. No puede serlo. El suyo es un país virtual, en el que el esperpento se ha convertido en un arma siniestra. Vivimos en países distintos porque cada cosa que dicen trae de regalo un puñado de fronteras. Cuando estas fronteras son dialécticas, puro espejismo político, dan algún que otro escalofrío. El problema es que fronteras como las que han impuesto hoy Arias Cañete y Basagoiti son, más allá de la confrontación habitual de la opinión pública, brechas entre esta capa de la realidad y ésa otra en la que el horizonte es la montura de las gafas propias y éstas ni siquiera llevan cristales.

jueves, 12 de abril de 2007

"¿...Usted me ha pedido la vez...?"

Frente al tono crispado, frente al más de lo mismo en la ruleta mediática de la precampaña y el debate (sic) político, frente al disfraz de solemnidad con que muchos y muchas mal disfrazan su mediocridad o su ambición, la gente de Izquierda Unida de Rivas queremos afrontar lo que queda hasta el 27 de mayo con seriedad y rigor en la propuesta, pero con un tono desenfadado, distendido. Pongo ese 'pero' en cursiva porque parece que son cosas contradictorias, así está la cosa de 'encrispá'.

Siempre he defendido la frivolidad en su justa medida no como ingenuidad superficial sino como distancia irónica, y creo que nuestros vídeos de campaña tiene mucho de esto. Y de algo más importante aún: sentido del humor. En una campaña tiene que haber tiempo para todo, dialogar constamente con la gente, trabajar en propuestas y soluciones, difundirlas, enriquecerlas, constrastarlas, confrontarlas con las de otras opciones... También -tan hartitos y hartitas que estamos de los rifirrafes bipartidistas- para reírnos de lo que se supone que 'tiene que ser una campaña'.

Eso queremos con estos vídeos, y a eso se han prestado a colaborar gente como Almudena Grandes. Sí, la escritora... ahora pluriempleada:

martes, 10 de abril de 2007

14 de abril, a mesa puesta

El próximo 14 de abril se conmemora la proclamación de la II República española. Para celebrarlo, IU Rivas celebra su cena anual. Yo no me la voy a perder, ni él, ni ella, ni este otro, ni aquél. Ni éste, claro. ¿Quién más se apunta? Os esperamos...

lunes, 9 de abril de 2007

Apadrina una palabra en vías de extinción

Hay palabras que apenas se usan. Y, con ellas, parece que va desapareciendo una huella del mundo, un pedazo de realidad que simplemente se borra porque -como dice el aforismo lacaniano- lo que no se nombra, no existe. Tampoco es que pase nada porque haya ciertas cosas que 'dejen de existir' cuando en la práctica, si no se nombran, hace tiempo que se extinguieron, pero no me digan que no da cierto escalofrío pensar en un montón de vocablos parados sobre una cinta transportadora que se precipita al vacío... al olvido... a los márgenes de los márgenes. A mí, por lo menos, sí que me da cierto repelús, puede que simple nostalgia de pascua y resurrección. El caso es que por eso me parece tan interesante la iniciativa que la Escuela de Escritores ha propuesto a través de internet: apadrinar una palabra en desuso.

Con la resaca del Congreso de las academias de lengua española a cuestas, la idea es que cada navegante que quiera participar vote por hasta cinco de las palabras propuestas (ordenadas en la web por orden alfabético) y, si lo desea, además, proponga su propia palabra a apadrinar. Ya sé que en estos tiempos que corren, con lo de Intervida llenando titulares, no da muy buena espina, pero ésta es precisamente una de esas cosas que nos reconcilian con nosotros y nosotras mismas. No hay dinero de por medio, además, sólo hay que dedicarle algunos minutejos a reflexionar y dejar volar la imaginación y el vocabulario.

Yo ya he apadrinado mi palabra: alongar. Sinónimo de alargar y de prolongar, 'alongar' sin embargo se me antoja una palabra más sensual, más cálida, como si la prolongación fuese más ligera y esbelta, más reconfortante. Alongar parece abrir una puerta para perdurar, para permanecer. Como si cualquier cosa pudiese ser estirada, prolongada, alargada..., pero sólo las cosas buenas pudieran ser alongadas.

sábado, 7 de abril de 2007

Pim, pam, Le Pen

Aún no me he bajado del avión de vuelta de París, como quien dice, y me entero por Romenauer (fantástico, siempre, su blog) de la actuación estelar de Le Pen en un debate sobre mujer organizado por la revista Elle (conocida, ¿no lo sabían ustedes?, por su compromiso con la causa feminista...) entre candidatos y candidatas a la Presidencia francesa. Allí estaba, claro, Jean Marie, a quien todos los sondeos vienen dando un cuarto lugar redondeando el 12% de intención de voto. No es que los sondeos en Francia estén muy bien vistos o tengan alguna credibilidad rigurosa, teniendo en cuenta el batacazo que supuso para los institutos de opinión el resultado de la primera vuelta de las últimas presidenciales, en 2002, cuando Le Pen pasó tan ricamente a la segunda vuelta. De hecho, según me comentaba el amigo que está allá de Erasmus y que me acogió en su buhardilla parisina (amigo estupendo y encantador, pero vago como él solo en su faceta de blogger), los institutos de opinión se han sacado ahora de la manga no sé qué receta aritmética para salvar el voto oculto de Le Pen y proyectarlo virtualmente en los resultados de sus sondeos. Errores no corrigen otros, pero de momento da el pego para todo analista político viviente, que empieza a mosquearse por la silenciosa, discreta pero imparable tendencia al alza del candidato ultraderechista.




Pues dice ahora Le Pen, ante un auditorio de estudiantes del Instituto de Ciencias Políticas de París (la 'fábrica de la élite política' de la igualitarista república francesa), que el mejor método anticonceptivo es la masturbación. Olé. Todo un avance respecto a la absoluta castidad que propugnan compañeros de otras esferas de su mismo espectro político (un saludo a Benedicto XVI), sin duda. Lo que supongo que el líder del Frente Nacional proclamó a modo de guiño cómplice a los y las jóvenes en estado de hormonación que le escuchaban se ha convertido en una anécdota de escarnio en su diario de campaña. Y es verdad que, más allá de la anécdota, el episodio no da para más. Esperemos que la descendencia de Le Pen utilice anticonceptivos del tipo que sea, masturbación incluida.

Sin embargo, el consejo del tótem del Frente Nacional no deja de sumarse a la fascinación que, como personaje, me produce este tipejo. Fascinación en un sentido nada admirativo, claro. Pero me parece un caso a estudiar. La etiqueta de ultraderechista la tiene otorgada desde las tribunas de la opinión pública desde que a finales de los 80 saltase a la pelea política con su discurso xenófobo y racista, pero en verdad él nunca se la ha otorgado. Le gusta enarbolar la bandera antisistema, ser la cara del descontento y el hastío a una clase política demasiado profesionalizada y pagada de sí misma. No importa que él mismo esté ya perfectamente inmerso en esa misma rutina (es candidato presidencial y 'político a tiempo completo' desde 1972), porque lo valioso de su discurso es la capacidad de repetirse hasta la saciedad desde una soberbia posición de árbitro moral. Y juega como nadie a una falsa equidistancia entre derecha e izquierda, sin disputarse el centro porque en su ideario el terreno político no tiene esos puntos cardinales: él está frente a todos esos elementos, como un guerrero resistente que los sufre al mismo nivel que el ciudadano medio que no se siente representado. Y desde esa rabia, desde ese sentimiento de humillación, tiene plena libertad para hacer cuantos juegos florales quiera: "Ecónicamente soy de derechas, socialmente soy de izquierdas, y nacionalmente, soy francés", ha repetido en varias ocasiones.

Esa frase resume perfectamente la capacidad heterodoxa de empatía con cierto hastío generalizado hacia la política. Su idea de Nación bebe claramente de los catecismos identitarios de toda extrema derecha, pero es lo suficientemente inteligente como para filtrarla, de un lado, por ese hastío generalizado y, de otro, por la noción misma de "ciudadanía". Claro que idea de "ciudadanía" de Le Pen está disvirtuada en el espejismo dialéctico de la "preferencia nacional" y el odio al extranjero, pero precisamente él sabe cuadrar el círculo y relacionar el sentimiento de nación con el código republicano de derechos, de vinculación a una comunidad fraternal, de interés general.

Nación, república y ciudadanía como los ángulos renovados de un triángulo cuyos lados se edifican de materiales que llegan a las vísceras, que tocan la fibra sensible y el corazón rabioso: propuestas digeridas y facilonas, que se sirven al electorado con extra de quesa, patatas fritas y refresco grande. 'Fast food' que quiere alimentar una sociedad del síntoma, una sociedad donde las ganas de comer pesen más que el hambre.

Asombrosa la estrategia, y de momento, cuando menos resultona. Ahí está Le Pen, sobreviviendo desde hace más de treinta añitos. Y muchos partidos y experimentos políticos de toda Europa se miran en el espejo de ese populismo que quiere encarnar la recuperación de la fe en la política y las soluciones por encima de las ideologías y siempre sujetas al interés general. En España hay quien nunca lo reconocerá pero está tomando nota del hacer de Le Pen: cierta derecha extrema que no se reconoce en el casposo legado franquista de banderas de aguiluchos, pero que revestida del halo de modernidad quiere apostar por el caballo fácil de la denuncia de corrupción generalizada del sistema político y de los grandes peligros que afectan al padre de familia medio (la inmigración por delante). Ese discurso fácil que hila "los puntos negros del sistema" en un solo pim, pam, pum.

Es un riesgo, pero también una lección y una oportunidad para quienes, detectando graves carencias y problemas estructurales de nuestro modelo democrático, económico y social, creemos que las cosas pueden ser de otra manera. Desde la izquierda no podemos evitar debates y retos abiertos en la sociedad en los que estos movimientos populistas hayan su caldo de cultivo sólo porque dichos movimientos nos causen "desprecio intelectual". Muy al contrario, es nuestra responsabilidad profundizar en un discurso a la altura de quienes van situándose en los márgenes del sistema por hastío o por la propia inercia de la exclusión. Un discuso de alternativa, no de pataleta. Creo que ese discurso, siempre perfectible, de alguna manera, lo tenemos. ¿Qué pasa, entonces?

La respuesta daría para otro post aún más largo. Pero basta por hoy. Y ya sabéis: no os dejéis turbar-más por los cantos de sirena de los Le Pen de turno.

lunes, 2 de abril de 2007

Desde París

Delega en mí don Ricardo la extrema responsabilidad de dar cobijo en esta humilde Corrala a quienes se acerquen en estos días místicos y de retiro espiritual a su blog, porque él, dice, se marcha de vacaciones (merecidas, que no digo yo que no) dejándolo todo perdidito de sangre. Caray, don Ricardo, no me traiga sed de sangre a mi casa virtual, y no me invite a soltarme con deseos de tortura varios porque ya sabemos cómo se las gastan los becarios de Libertad Digital. Pero qué pereza, Ricardo, no puedo permitir que me cargue usted con ese muermo/muerto.

Desde la cuna del republicanismo europeo, de los croasanes, del bidé y de 'Tengo una pregunta para usted', este París que me está abriendo un paréntesis laico también merecidísimo en estos días santos, me limito a darles la bienvenida a quienes vengan de Moscú y no conozcan mi rinconcito bloggero.

Y si se animan y atreven, suelten por esa boquita a modo de comentario su pronóstico de las Presidenciales francesas. Por aquí, a parte de muchos carteles en las calles y mucha saturación mediática cubriendo las campañas, no se tiene nada en claro...

jueves, 29 de marzo de 2007

Sonrían al pajarito

Que me perdone don Ricardo, pero voy a "intertextualizar" elegantemente su último post. Y lo voy a hacer un día después de haber compartido con los vecinitos y vecinitas de esta Corrala la buena nueva de la plataforma virtual de campaña de José Masa, alcalde de Rivas y candidato de IU a la reelección, porque me ha hecho gracia recordar con este vídeo el madrugón de hace dos sábados, cuando tuvimos la sesión de fotos de la candidatura de IU al Ayuntamiento de Rivas.



Atención a ese momento en el que se oye al director de campaña de IU Rivas decir: "Yo al que admiro es a Curro, se ha colocao así hace cuarto de hora y no ha movido ni un músculo". Pues claro, ¿qué se creían?, que uno ha nacido para ser modelo pero hasta que me descubra algún cazatalentos, me entretengo ocupando el número 15 de la candidatura. A fin de cuentas, no hay tanta diferencia entre la moda y ese puesto electoral: soy, haga lo que haga, la niña bonita.

www.josemasa.net

Se llama José Masa, o eso dicen el dominio de su web y los papeles oficiales, porque en Rivas es Pepe Masa. El alcalde. La cara más visible de Izquierda Unida en Rivas. Su candidato para la reelección. Se llama José Masa, y es maestro de profesión, de los de la vieja escuela: le cuesta algo soltarse con las nuevas tecnologías. Eso sí, confía en el potencial que tienen como instrumento de comunicación e interacción, y aunque prefiere las distancias cortas, se ha arriesgado a fiarse de quienes le rodeamos y ha querido hacer de Internet uno de los pilares de estos dos meses que restan para las elecciones de mayo. Y como físicamente no se puede estar en todos lados a todas horas, ha abierto una oficina virtual para instalar su botica de guardia como candidato. La página, claro, no la ha hecho él, pero sí está hecha a su medida, y con su supervisión y sus aportaciones. Y contará con su seguimiento, lanzao como está a reforzar en los laberintos cibernéticos esa proximidad que le gusta mantener en el "lado terrenal" de su día a día.

Se llama José Masa y es extremeño, por eso, habla de "cogujadas" y de "la Charca de las Truchas". Se llama José Masa y es ripense, por eso es hincha del Rivas Futura, y defensor de lo público como garante del interés general, y jugador de tenis los sábados por la mañana. Se llama José, Pepe Masa, y es el mejor candidato que tenemos y que podríamos tener. Ahora conocerle un poco más y mejor, es cosa de un click.

sábado, 24 de marzo de 2007

Es otra cosa

El Partido Popular ha decidido que Polanco es el anticristo y, vaya que vaya, no es que a mí Don Jesús me caiga muy allá, no es que me parezca embajador de la buena voluntad. PRISA es una macrogrupo empresarial que en absoluto ha sido "enemigo de todos los poderes económicos", como dijo su jefazo, ya que ejerce como uno de esos poderes en el universo mediático de habla hispana hasta límites que nos costaría, a bote pronto, creer. Por otro lado, conozco de primera mano la experiencia de trabajadores y trabajadoras de sus medios, en condiciones de precariedad que no se quedan tan lejos de las novelas de Dickens o -para que irnos a la ficción anglosajona del XIX- el Corte Inglés.

Pero, decía, tras las palabras de Elorriaga ayer, a uno le entran ganas de comprar un par de acciones y juntar cuatro perras para pagarse una página completa de publicidad en El País. Y es que estos de la Gaviota están rozando el absurdo. Luego dicen que España se está rompiendo: pues claro. Ellos mismos están dinamitando España -no como ente cultural, como sacrosanta unidad nacional, como estampa común de pandereta y 12-0 contra Malta-: están cargándose las instituciones, el teatro de sombras chinas del espacio público, las mínimas reglas del juego.

Por suerte, el mundo no es tal y como lo ven y proclaman. Es verdad que hay un ambiente de crispación que ha salpicado claramente a la calle, a la cola del autobús y al cafetito a medio mañana, pero a parte del chascarrillo más o menos abroncado, la vida real no es ni de lejos la que testifica Rajoy. Están quedándose solos en su propia nube.

PRISA me importa un pepino. Y Polanco ni os cuento. Pero no me importa tanto la mezcla de frustración, indignación, vergüenza y pena que siento cuando el segundo partido estatal hace ostentación de su falta de sentido de la realidad. Desde aquí os lo digo, amigos peperos: odiar no es estar vivo. Vivir es otra cosa.