miércoles, 31 de diciembre de 2008

Al hilo del año nuevo...

Para despedir este año 2008 y desearos un muy feliz 2009, os dejo este poema de Benedetti que siempre me ha encantado:

Ovillos

Mientras devano la memoria
forma un ovillo la nostalgia

si la nostalgia desovillo
se irá ovillando la esperanza

siempre es el mismo hilo

martes, 30 de diciembre de 2008

'Lo mejor de ILoveIU' mira a Gaza

Ángels Martínez Castells se ha encargado en esta ocasión de hacer el repaso semanal a lo más destacado de I Love IU, y en su selección se ha guiado por la repulsa, la condena y la solidaridad que en la bloggosfera de IU se ha manifestado de manera unánime ante los ataques terroristas brutales que está sufriendo la población civil de Gaza por parte del Gobierno israelí y todo su aparato militar. Ángels se ha sentido, como muchos y muchas, emocionada por esta reacción espontánea y masiva de quienes compartimos ese espacio virtual de agregador de bitácoras, y no es para menos: desde el primer momento de los ataques, cuando aún no se había generado opinión al respecto, ya estábamos expresando todo lo que nos sugiere esta barbaridad. Paso a detallar la relación de entradas semanales que, sobre el tema, hace Ángels, no sin antes invitaros a adheriros a esta campaña por el cese inmediato de los ataques:
Y esta semana, la selección de 'Lo mejor de I Love IU' la hará, desde su sopa, don Javi Moscas.

lunes, 29 de diciembre de 2008

¿Es la Tierra plana?

El pasado 11 de diciembre se celebró el Día de Acción Global contra el Cambio Climático, una jornada de reflexión y protesta a escala mundial a propósito del fenómeno del calentamiento global. La fecha coincidió con este último mes del año, diciembre, muy propicio a que pensemos y repensemos la acción humana sobre el medio ambiente en general y el clima en particular, ya que pilló a caballo entre la celebración del Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA) y estas entrañables fechas navideñas en las que ya estamos, tan proclives a destapar y potenciar la parte más insostenible de nuestros hábitos cotidianos.

Pues sucedió que en el citado Congreso medioambiental, una cita ya de referencia para la comunidad científica, las instituciones y el movimiento ecologista, la señora Ana Botella, concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, afirmó algo que no se escuchaba en un foro especializado desde hacía mucho tiempo (si es que alguna vez alguien se atrevió a hacerlo): que “el planeta está al servicio del ser humano”. La señora Botella se unió con esa frase, oficialmente, al club del revisionismo pseudo-científico con el que hace no mucho nos sorprendió su marido, el ex presidente del Gobierno José María Aznar, relativizando sobre la gravedad de sus efectos. Recordemos al propio Mariano Rajoy cuando en octubre de 2007 se remitió a “su primo” para cuestionar que “si no se puede saber a ciencia cierta qué tiempo va a hacer mañana en Sevilla, mucho menos se puede prever un cambio del clima a largo plazo”, con un rigor académico pasmoso.


Quienes tachan de “abanderados del Apocalipsis” (Aznar dixit) a los estudiosos del cambio climático utilizan las mismas tácticas a las que nos tiene acostumbrados toda suerte de revisionistas. Ya saben: tratan de salirse por la tangente de los consensos científicos establecidos como si fuesen “outsiders”, rebeldes que se atreven a desafiar lo políticamente correcto y a romper tabúes. Esa simple pose les sirve para ahorrarse cualquier argumentación y, a partir de ahí, una verdad a media sirve para justificar la próxima mentira. Así, no faltan continuas referencias a supuestos teóricos que desmontan “la Apocalipsis climática” pero que en verdad tienen la misma solvencia científica y la misma credibilidad académica que Pío Moa entre los historiadores. Es decir: ninguna. Es el caso de Václav Klaus, presidente checo, para quien la acción humana no tienen anda que ver con las transformaciones climáticas que están conduciendo al planeta a un largo verano, a pesar de que la investigación al respecto es ya una carrera de fondo que da por contrastado que el cambio climático se debe a la emisión de gases de efecto invernadero por el abuso de combustibles fósibles.

Lo que más sorprende de todo esto no es ya que se trate de rebatir el consenso científico. El propio Partido Popular, sobre el papel, lo reconoce y hasta plantea propuestas para frenar este complejo fenómeno (otra cosa es que sean más o menos acertadas). El problema radica en los dirigentes ‘populares’ que a mayor velocidad que la luz sacan los pies del tiesto con declaraciones que desde Génova corren a sofocar a duras penas reafirmando su compromiso ante este reto global, y bla, bla, bla… Lo que más me sorprende, digo, es cómo el soterrado y latente cuestionamiento de este grave problema va expandiéndose con la actitud defensiva de tachar de “dogmático” lo que es precisamente lo contrario: científico. Y tacharlo, además, de “politizado” en una estrategia, precisamente, política y partidista. Hace un mes hemos visto al Partido Popular en Rivas pedir la disolución del comité técnico asesor del proyecto estratégico de lucha local contra el cambio climático Rivas Ecópolis por “su politización”. Ésa es toda la valoración que hacen de un órgano consultivo que reúne a una alto cargo del CSIC, el ex responsable medioambiental de la principal central sindical española o de un galardonado con el Premio Nacional de Investigación, entre otras personalidades del mundo de la investigación y la gestión ambiental, que por cierto no cobran dieta alguna por su asesoramiento. Y yo me pregunto: ¿no es precisamente el PP el que politiza todo este tema al plantear esta crítica? ¿Preferiría el PP local al primo de Mariano Rajoy entre los 'expertos'? Quizás deberían plantearse por qué las principales y más relevantes figuras del mundo científico y la sostenibilidad se sienten a años luz de sus planteamientos. De lo contrario, podemos ponernos a discutir de cualquier cosa, y deshacer caminos de progreso dados por la Humanidad. Por si las moscas, sólo quiero decir dos cosas: una, cada minuto que gastamos en debatir sobre un problema cuyos efectos son ya visibles, es un minuto perdido para combatirlo. Y dos: perdonen que me anticipe a posibles divagaciones, pero no, la Tierra no es plana.

[NOTA] Este 'post' es una versión algo modificada, ampliada y actualizada del artículo que publiqué este último mes en mi sección de la edición impresa de la revista de Rivas 'Zarabanda'.

Una recomendación ripense: 'Puertas', hasta el 31 de enero


Bueno, ya sabéis que a los de Rivas nos gusta recordar que lo somos constantemente, no por patriotismo, sino por joder :-P. Fuera bromas, sin querer pecar de proselitista patriotero de andar por casa, una vez más menciono a este mi pueblo-ciudad para recomendaros que nos hagáis una visita, de aquí al 31 de enero, para conocer la impresionante exposición 'Puertas. La vida que llevamos; el mundo que queremos'. Se trata de una muestra muy didáctica y esclarecedora, en forma de un viaje de contrastes al bienestar insostenible de una minoría de la población mundial, asentado sobre la miseria y la pobreza más absoluta de la inmensa mayoría de la Humanidad y la destrucción del medio ambiente. 'Puertas' no es una fábula buenrollista y efectista con que guiñar nuestros ojos condescendientes a los desarropados, sino toda una invitación a reflexionar en profundidad sobre nuestros hábitos cotidianos, y su responsabilidad y consecuencias. Y es, además, espectacular en el mejor de los sentidos, con un montaje atractivo y muy trabajado al servicio de esa invitación a reflexionar. No os la perdáis.
Actualización 19:23 horas: los datos de sitio y horarios, los podéis consultar en el enlace de más arriba, o lo que es lo mismo, pinchando aquí.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Que no se nos vaya 'la pinza', por favor

Mi querido amigo Pablo Urbiola es un audaz periodista (está en ello, pero va por el buen camino) y una de las personas de cuyo criterio, en general, me fío más a la hora de ponerle termómetro a ciertos sectores progres más o menos en la órbita del PSOE -desde la independencia y el sentido crítico- pero cercanos y amigos, y hasta votantes ocasionales, de Izquierda Unida. Por ello -aunque él no lo sepa, y no conviene, no vaya a creérselo mucho, jeje-, muchas veces comparto impresiones con él buscando su opinión como una pieza fundamental para montar el puzzle del "qué dirán" de diversos temas. No se me escapa que Cayo Lara no era su candidato idóneo para liderar Izquierda Unida, y entiendo que no tiene necesariamente razón en lo que piensa, pero creo que hay que tener en cuenta las pegas y recelos que le pueda despertar la política de IU y quien la encarne, sea quien sea, porque su opinión representa a la de gente afín, votante o potencial votante, de Izquierda Unida -sin que ello signifique, claro está, seguir su dictado-.
Sin embargo, me parece exagerada, y con un punto de mala fe, la entrada que dedica en su bitácora a la entrevista que la periodista de la Cope Cristina López Schinwinskimpronunciable le hace al nuevo coordinador general de Izquierda Unida. Vaya por delante que me parece que Cayo Lara no está muy suelto en la entrevista, y que peca de cierta inseguridad y falta de reflejos, lo que le lleva a contestar con cierta torpeza a preguntas que desde el punto de vista de alguien que habla por IU eran buenas oportunidades para confrontar más claramente con esta representante de la derechona más rancia. En este sentido, le doy un margen de confianza a Cayo Lara como mi coordinador que es, y espero que una vez aterrizado del todo en su nueva responsabilidad, coja más soltura en esas plazas, que por otro lado no son fáciles de torear.
Ahora bien: Pablo hace de los piropos que teatreramente le lanza Cristina López Schiiiiiiaalñskdjalkdfgin (perdón, creo que jamás aprenderé a decirlo/escribirlo) a Cayo Lara, y de esa falta de soltura que él muestra en la entrevista, el pie para plantear como quien no quiere la cosa la pregunta de si asistimos al regreso de la famosa 'pinza' noventera. Me parece harto exagerado y muy peligroso recurrir así, por sorpresa y a traición, a ese discurso por parte de quienes, en realidad, quieren hacerle daño a Izquierda Unida.
Sé muy bien que no es el caso de Pablo, pero su alarmismo ha provocado, en los comentarios a ese 'post', que frente a quienes saltan a defender al compañero Cayo Lara, se armen de soberbia quienes, y así textualmente lo ha dicho un forero, tachan a Izquierda Unida de "amiga de los obispos" (como si no hubiese dirigentes del PSOE que se han sentado ante un micrófono de la COPE, o como si este gobierno no hubiera privilegiado financieramente a la Iglesia) o quien, como plantea otro forero también literalmente, opina que "Una IU fuerte hace falta. Al PP sobre todo, para llegar al Gobierno", en un argumento tan maniqueo, apestoso e irrespetuoso para el conjunto de la izquierda (y aquí incluo al PSOE, inocente, inocente, de mí) como aquel al que acusan sin fundamentos a Cayo Lara haber vuelto, el de las dos orillas y la pinza.
Cayo Lara es el coordinador federal de una fuerza política sin la cual muchos ciudadanos y ciudadanas de este país estarían siendo gobernados por políticas bien de derechas, ya fuese ejercidas por la derecha pura y dura, o por la socialdemocracia más tímida. Cayo Lara es el coordinador federal de la única fuerza política verdaderamente laicista y que más ha contribuido, y sigue haciéndolo, a la denuncia de los privilegios de la Iglesia católica.
He de decir que la entrevista me pareció en un primer momento, muy mala. Luego, la volví a escuchar, y no me pareció para tanto. Pero ahora, viendo el polvorín que ha levantado en gente progresita que sin ton ni son decide que el enemigo es Izquierda Unida, hasta el punto de relacionar su existencia con la fortaleza de la derecha, la verdad es que no es que me apasione, pero ciertamente no me parece que esté tan mal.
Cayo no era mi candidato, pero es mi coordinador, es el coordinador de IU, y está empezando. Veamos. Mientras, por favor, critiquemos lo que consideremos, pero con cierto rigor, y -perdonadme la broma fácil- que no se nos vaya 'la pinza'.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Contra el terrorismo de Estado israelí


Iba yo, ingenuo, a preparar un 'post' con una coñita a modo de inocentada con motivo del 28 de diciembre. Inocente, inocente, yo. Se me han quitado las ganas. El Estado de Israel, una vez más, ha aderezado la actualidad con una estampa sanguinaria: la de un nuevo ataque a la población civil, la de un giro de tuerca en el celoso asedio diario que sufren quienes viven en Gaza. Privados de los más elementales servicios, suministros y productos de primera necesidad por el calculado calentón del Gobierno israelí y todo su aparato militar, estos palestinos, que viven de cara y a espaldas a un muro en el que se refleja la crueldad de quienes lo levantaron y la vergonzosa complicidad de todo Occidente, hoy han sido objetivo de las bombas israelíes. El saldo: más de 200 víctimas mortales y 750 heridas.

A la espera de que los partidos políticos que reclaman la ilegalización de quienes, aquí, no condenan el terrorismo, condenen este acto bárbaro y criminal, este acto terrorista, de momento desde el PSOE se ha pedido "el cese inmediato" de los ataques, pero la palabra clave, el abracadabre de lo que aquí pasa por ser la pureza antiterrorista, la "condena", así, con todas sus letras, no se ha producido desde las filas del partido del Gobierno. El PP y UPyD, directamente, prefieren el más obsceno de los silencios. Podemos tomar asiento, esperando, que me parece que va a ir para largo cualquier condena de estos tres partidos.

...O podemos levantarnos, y acudir mañana a las 12 horas, a la Embajada de Israel, en la calle Velázquez número 150 de Madrid (Metro República Argentina). Para decirle a los representantes de Israel en nuestro país que, aunque cuenten con la connivencia o, en el mejor de los casos, la indiferencia de los gobiernos occidentales, somos muchas las personas que sentimos una profunda repugnancia, una profunda vergüenza, ante sus sistemáticos atropellos al pueblo palestino.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Europa inflamable

Gracias a la bitácora del eurodiputado de ICV Raül Romeva (bitácora que, por cierto, recomiendo porque es uno de los mejores y más activos blogs de un cargo público que conozco), he dado hoy con un estupendo artículo publicado por la edición digital catalana de El País el pasado lunes, escrito a cuatro manos: las del propio Romeva y las del diputado en el Congreso y secretario general del partido catalán ecosocialista coaligado con IU y EUiA, Joan Herrera. En su artículo, Romeva y Herrera disertan con bastante tino sobre la incapacidad y la precariedad política de las actuales estructuras comunitarias europeas y del propio proceso de construcción de la UE tal como lo conocemos, ante la actual situación económica, que requeriría mínimas garantías efectivas de justicia y equidad social en el ámbito de la UE.
Muchos y muchas pensábamos ya antes de este atolladero que la Unión Europea era altamente inflamable. Como muy bien explican estos dos políticos catalanes, por si alguien tenía alguna duda, la crisis económica y financiera ha venido a ser una prueba de fuego insalvable. La Europa oficial nos tenía en unas desencantadas, desapegadas, hastiadas ascuas. Hoy, arde.
No os perdáis el artículo "La debilidad europea frente a la crisis".
Actualización, sábado 27 de diciembre: he eliminado los enlaces a la web de El País, sustituyéndolos por un apartado en la página de Iniciativa per Catalunya en la que aparecía publicado el artículo, en solidaridad con las y los trabajadores en huelga del diario de Prisa.

¿Dónde estará mi carro?

Cada Nochebuena, el Rey se planta delante de las cámaras de televisión, y recita, con el desapego retórico de quien no necesitó ser buen orador para llegar ahí, un discurso que, como decía mi profesora de Matemáticas de 4º de Secundaria sobre los problemas con inecuaciones de segundo grado, es "igual pero distinto" al de todos los años. Igual pero distinto es también el Portal de Belén montado junto a ese árbol de Navidad, cómo no, igual pero distinto al de todas las nochebuenas que se recuerdan en la pequeña pantalla desde la Transición.
No deberíamos, quizás, molestarnos en valorar lo que ha dicho y ha dejado de decir en su mensaje navideño Juan Carlos I, pero a la vez no podemos evitarlo. Nosotros somos también, un año más, reunidos con los parientes que toque, iguales pero distintos. Y ante un mensaje más o menos como el de siempre, decimos más o menos lo de siempre. El PP y el PSOE se han apresurado a alabar las llamadas a la unidad que ha hecho el monarca. E Izquierda Unida, por boca de su coordinador general Cayo Lara, ha ubicado acertadamente todo el discurso del Rey "fuera del mundo y de los problemas reales de la gente".
Y yo, personalmente, lo mismito que otros años, he echado en falta una mención a las víctimas de accidentes laborales, a la discriminación por orientación sexual e identidad de género a la misma altura que otras discriminaciones, o a la insuficiencia y precariedad financieras que sufren las Administraciones locales tras treinta años de democracia. En definitiva, todo encaja una vez más con la tónica extemporánea y estática que hace del discurso un ornamento más en ese salón de Palacio, junto a los mencionados árbol y Nacimiento, y a la corbata de turno.
Todo igual, como señalaba, pero distinto. El Jefe del Estado, este año, se permitió enmarcar mínimamente sus continuos lugares comunes en el contexto de la crisis económica, apelando a todo quisqui a "tirar del carro en la misma dirección" para salir del atolladero. Alguien debería decirle al bueno de Juan Carlos que son ya más de tres millones de personas desempleadas que se preguntan, y no precisamente al compás de Manolo Escobar, dónde estará su carro, como para encima presuponer que saben hacia dónde hay que tirar, o que sabiéndolo quieren ir al mismo sitio que este honorable sujeto cuya asignación presupuestaria pública ha subido para 2009 -cuando todos los estamentos administrativos públicos andan congelando y recortando gastos-.
No quisiera dejar de lanzar la reflexión sobre el hecho de que todas las televisiones generalistas, públicas y privadas, más algunas de las nuevas que emiten por TDT, difundieron el discurso del monarca. A parte del absurdo de que, por ejemplo, Televisión Española lo emita por sus dos cadenas, resulta muy ilustrativo para la libertad de expresión de hecho a propósito de la monarquía, que tampoco ninguna de las grandes cadenas privadas falten a la cita. ¿Llegaremos algún día, por lo menos, a contrarrestar tanto empacho monárquico simultáneo con un discurso alternativo como el que cada año ofrece la televisión privada británica Channel 4, sin miedo a lo políticamente incorrecto?
En fin, si alguien encuentra el carro ése al que se refiere el Rey y sabe hacia dónde tirarlo, que se abra un blog y nos lo cuente. Que cada cual tiene bastante con tirar del suyo propio, hacia donde quiere o, tal como está el patio, hacia donde buenamente puede.