martes, 14 de diciembre de 2010

Próxima estación: un Metro digno en Rivas

En abril de 1999, el Metro de Madrid hizo historia al estrenar la que fue la primera extensión de su red más allá del término municipal capitolino: la línea 9 se ampliaba para dar servicio, más allá de Vicálvaro, a los municipios de Rivas Vaciamadrid y Arganda del Rey. La llegada a Rivas del Metro supuso una mejora indudable en el servicio de transporte público, anticipándose a las previsiones de nuevas necesidades en la movilidad que traería el aumento de población y, a lo largo de estos casi doce años de Metro en Rivas, éste ha sido un medio de transporte cada vez más usado. Incluso a las dos estaciones originales (Rivas Urbanizaciones y Rivas Vaciamadrid) se sumó una tercera en 2008, situada físicamente entre aquéllas (Rivas Futura) para atender a los vecinos y vecinas más recientes, de la zona de Rivas Centro y el Ensanche del Casco Urbano.

Sin embargo, algo importante permanece exactamente igual que cuando Ruiz Gallardón (entonces presidente autonómico) cortó la cinta el 7 de abril de 1999: tanto Rivas como Arganda sufren un Metro "de segunda", porque el horario es más reducido que en el resto de la red (en días laborables, cierra a las 23 horas y, los fines de semana, a las doce de la noche, frente a la 01'30 común) y porque el precio para ese ramal supone una tarifa sencilla diferenciada que, en la práctica, implica una sobrecarga de un euro sobre el billete sencillo simple de la red MetroMadrid (en esto último, fuimos tristes pioneros de algo que ahora también ocurre en otras ampliaciones como MetroSur, MetroNorte, MetroEste y el Metro Ligero Oeste).


Como puede comprobarse tirando de hemeroteca, tanto en la noticia que enlazaba al inicio, como en otras informaciones de aquel momento (esta, o esta otra, o también esta), estos agravios fueron motivo de protesta y reivindicación de un trato igualitario y digno respeto al resto de la red de Metro, que hoy siguen vigentes. Por eso, IU Rivas está emprendiendo una campaña de recogida de firmas para que logremos el servicio de Metro que merecemos, el mismo que tiene el resto de la ciudadanía madrileña. Máxime cuando el tramo de línea 9 que pasa por Rivas hasta Arganda está explotado por una empresa concesionaria a la que se abona un canon de las arcas públicas autonómicas con independencia de los resultados de su gestión (todo un ejemplo del "liberalismo" draconiano del Ejecutivo autonómico). Es decir: garantizar un servicio suficiente y de mejor calidad no supondría necesariamente más desembolso económico para la Comunidad de Madrid, sino que bastaría con que ésta exigiese a la concesionaria los cambios pertinentes.

Así que, para qué extenderme más: sólo queda pediros que paséis por la web de Rivas Es Más y echéis una firmita. ¡Que no se diga!