lunes, 30 de noviembre de 2009

Un inmenso abrazo a Aminetu desde Rivas

Ayer, el auditorio municipal Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid acogió un emotivo acto de homenaje y solidaridad con Aminetu Haidar, la activista saharaui pro derechos humanos que lleva dos semanas en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, en un secuestro encubierto por parte del Gobierno español, después de que las autoridades marroquíes no la permitiesen regresar a su casa, con su familia, en el Sahara ocupado por el reino tiránico alauí. La historia de Aminetu ha vuelto a poner un rostro en primera línea para la vergonzosa travesía en el desierto, y nunca mejor dicho, del pueblo saharaui, a quien España dejó en la estacada hace más de 30 años. Con ella y con el Sahara entero estuvieron ayer muchas personas (calculo, que a lo largo de las seis horas del evento, por las más de mil localidades del Pilar Bardem pasaron cerca de dos millares de asistentes), vibrando con la música y la palabra comprometidas de una gran variedad de artistas, desde Macaco a Bebe, pasando por Amaral, Pedro Almódovar, Juan Diego, Juan Diego Botto, Kiko Veneno, Pilar Bardem, Muchachito Bombo Infierno, Miguel Ríos, Paca Gabaldón, Gonzalo de Castro o Carmen París, etc.

Uno de los momentos más duros, ilustrativos y tristemente irónicos del concierto fue la lectura de un discurso leído en 1976 por un joven líder político español, el entonces 'sólo' Secretario General del PSOE Felipe González, en los campamentos de refugiados saharauis, en el que remarcaba el compromiso de su partido por la justicia y la dignidad del pueblo saharaui, y su palabra de acompañarlo en su lucha hasta la victoria. Podéis leerlo aquí. Qué sinvergüenza.

Más allá de la justísima causa saharaui, que creo que ha de volver a ponerse sobre la agenda política en destacado relieve y a ello ha contribuido esta valiente mujer, el caso de Aminetu Haidar es una sangrante agresión a los derechos humanos, y esperemos, como dijo Saramago en su preciosa carta, como recordaron ayer Almodóvar y otros y otras tantas de quienes tomaron la palabra, que no haga falta que se apague su vida, porque personas como ella son las imprescindibles que escribía Bertolt Brecht.

No entiendo esta especie de torbellino diplomático en que anda metido el Gobierno español, reuniéndose con ella, ofreciéndole opciones varias para poder deshacer el lío que el propio Moratinos ha montado. Basta de negociar con Aminetu, señores y señoras del Gobierno: miren hacia el otro lado, a ese país cuyo déspota rey ejerce una dictadura con mano de hierro (le basta una mano, con la otra se saluda fraternalmente con el nuestro), y negocien y presionen a ese Reino al que hace más de tres décadas dejamos ocupar una tierra que no era nuestra ni suya. Las limitaciones del pragmatismo pueden aflorar cuando de verdad se hacen las cosas coherente y comprometidamente; cuando lo que guían los actos, en este caso diplomáticos y humanitarios, es la desidia, la torpeza y el no querer mojarse, sencillamente, la 'realpolitik' es una excusa. Y si esa excusa acaba cobrándose la vida de Aminetu Haidar, entonces, Marruecos será el culpable, desde luego, pero sobre España caerá también peso de la conciencia del verdugo, si es que por los entresijos de La Moncloa y el Ministerio de Asuntos Exteriores no se ha perdido en estos más de treinta años, la conciencia de nuestra deuda histórica de justicia con el Sahara.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Aprovechando que el Pisuerga pasa por el 25-N

Hoy se celebra, como cada 25 de noviembre, el Día Mundial contra la Violencia de Género, una jornada que, como todas las efemérides reivindicativas, quiere abrir un espacio de reflexión y homenaje a un compromiso que ha de ser de todos los días, o no será. Las más de 50 mujeres muertas este año en España a manos de sus parejas o ex parejas son una cura de realidad lo suficientemente cruda como para que entendamos que ésa es sólo la punta del iceberg de muchas otras violencias, arraigadas más sutil o más explícitamente, en la todavía existente discriminación entre hombres y mujeres. Un tema de esta gravedad y envergadura exige un tratamiento riguroso y amplio en el que de lo que estemos hablando sea de la tremenda desigualdad estructural en nuestra sociedad y de cómo resolverla, denunciarla y superarla con medidas concretas en el día a día.

Por eso, no acierto a entender el Manifiesto con motivo del 25-N del PCE que, a través de su circulación en la red, he leído esta mañana, junto a unas declaraciones de su flamante secretario general José Luis Centella. Soy consciente de que escribir estas líneas me puede llevar a ser tildado por algunos compañeros y compañeras de IU de anticomunista, mccarthysta o aprendiz de dictador digno de gulag, por eso quiero aclarar que no tengo ánimo de polémica ninguna, sino simplemente de opinar sobre un aspecto concreto que me parece alarmante.

Resulta que en este año en el que, a 31 de octubre, ya se contabilizaban 49 mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas por violencia de género –dato ya superior-; en este 2009 en el que hemos confirmado que la edad de agresores y víctimas es cada vez más joven; en estos tiempos de crisis en que la feminización de la precariedad y exclusión social hacen que muchas mujeres víctimas de violencia de género tengan una dependencia económica mucho más acusada que les impide tomar la decisión de empezar una nueva vida lejos de su agresor; en este 25 de noviembre precedido por una polémica sentencia que ha considerado que una mujer asesinada por su novio no era un caso de violencia de género al tratarse de un agresor “demasiado joven”; hoy, en definitiva, que sabemos que el sistema de protección construido en torno a la Ley de Medidas de Protección Integral contra la violencia de género tiene fallos y lagunas legales, asistenciales, educativas y preventivas, el PCE ha decidido centrar su Manifiesto con motivo del 25 de noviembre en la prostitución como, según denuncia, una de las “manifestaciones más violentas del patriarcado”.

El de la Prostitución siempre ha sido un debate complicado y polémico dentro del movimiento feminista y, en general, en las organizaciones de izquierdas. Mi experiencia dentro de IU me dice que, en este caso, este intenso debate –que podría, como en cualquier otro tema, ser muy interesante y constructivo- nace de alguna manera instrumentado por la consideración por parte de las posiciones abolicionistas –es la postura oficial del PCE, pero ni sólo del PCE ya que hay otras voces más minoritarias no abolicionistas en este partido, ni única en gente del PCE- de que cualquier matiz en su discurso sobre prostitución es poco menos que complicidad con el feminicidio, el maltrato o la violación. Así, cuando a quien está enfrente manteniendo una posición diferente a la tuya no puedes considerarla o considerarlo un interlocutor legítimo, el debate es infructuoso, si no directamente deshonesto.

En cualquier caso, no quiero entrar aquí ahora a debatir sobre si hay que abolir o regular la prostitución. Es un debate muy complejo –en el que, precisamente, lo que no sobran son matices- en el que convergen desordenadamente relaciones de poder, mercantilismo, mafias organizadas, construcciones sociales de la sexualidad, libertad en la vivencia del propio cuerpo, falta de derechos que empuja a la exclusión, etc. Me consta además que recientemente se han celebrado en IU unas jornadas federales de su Área de Mujer para avanzar en una posición consensuada y clarificada respecto a este asunto, por lo que aquí y ahora no voy a pronunciarme sobre mi opinión en concreto.

Lo que me asombra, indigna y me parece inexplicable a partes iguales, es que para el PCE no exista, con el panorama que hay, otra cosa que denunciar este 25 de noviembre que el fenómeno de la prostitución o nada más que reclamar que “un cambio legislativo” a este respecto. Ni una sola mención, más allá de una introducción muy genérica, a la realidad de la violencia de género. Repito: ni una sola mención.

Y todo, con un discurso paternalista por el cual las mujeres prostitutas no son tales, sino "prostituidas", es decir que las prostitutas, lo sean "voluntaria" o "forzadamente" (siendo estos términos tan complicados, y repito que no quiero entrar en la materia porque no toca), no son en cualquier caso sujetos activos de derecho, ni susceptibles pues de un reconocimiento mayor y digno de su ciudadanía o su estatus social. Es verdaderamente tremendo que, se sea abolicionista, regulacionista, mediopensionista o patafísico, a estas alturas no se entienda, más allá de lo complicado del fenómeno de la prostitución y su tratamiento legal, la verdad ilustrada de que nunca extender derechos sociales y de ciudadanía a quien está excluida/o es ni puede ser sinónimo de poner cadenas.

Yo, este 25 de noviembre, me quedo con el Manifiesto de Mujeres de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid, que creo oportuno, riguroso, completo y con los pies en la tierra.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Sí al Centro Joven de Salud de Rivas

En medio de la mayor crisis política que sufre la Comunidad de Madrid, como la evidente prolongación y derivación institucional de la crisis económica y del modelo de desarrollo especulativo y corruptible que ha regido en los últimos años, especialmente en nuestra región, la maquinaria desmanteladora de servicios públicos del Gobierno regional no ha quedado paralizada. Muy al contrario, como obedecen a un mismo todo, las agresiones contra, por ejemplo, la Sanidad pública se mantienen "al paso alegre de la paz", y una de las cruces que el Señor Güemes marca cuando no está redactando estupideces, parece haber caído sobre el Centro Joven de Salud de Rivas Vaciamadrid. El colmo de los colmos de esta política antisocial es que no sólo no se extienden, amplían, potencian y mejoran los servicios públicos con nuevos recursos, sino que se recortan y fulminan los que ya existen.



Este Centro Joven de Salud es un recurso pionero en la región, y aún diría que en el resto del Estado, que durante casi dos años ha atendido unas 3.700 consultas y realizado actividades comunitarias para más de 4.500 jóvenes de entre 12 y 25 años en materia de asistencia y prevención en salud sexual y reproductiva, drogodependencias, hábitos saludables, nutrición, etc. El Centro está ubicado en las dependencias de la Casa de la Juventud del Parque Asturias, uno de los espacios de la red de centros juveniles de Rivas, con lo que además se encuentra en un entorno muy cercano para los y las jóvenes, y su cobertura no abarca sólo Rivas, sino todo el área 1 Sanitaria de la Comunidad de Madrid (23 municipios, y 3 distritos de Madrid ciudad). Desde el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, con Alcaldía de IU y cogobernado con el PSOE, se empezó en septiembre una campaña de recogida de firmas para evitar el cierre, y la semana pasada, el Pleno Municipal se pronunció contrario a su clausura.

Pero el tiempo corre, y el 31 de diciembre está a la vuelta de la esquina. Es entonces cuando se agota el compromiso de la Comunidad de Madrid por mantenerlo abierto, y hasta el momento, se ha pasado de la incertidumbre sobre si lo renovarían a la cada vez más certera y contrastada decisión regional de echarle el cierre. Así que toda voz, acción o protesta es poca... Por eso, desde Jóvenes de IU Rivas hemos empezado una pequeña campaña informativa, con reparto de trípticos reivindicativos, y con una página en Facebook que cuenta ya con más de 300 miembros. Mañana viernes la diputada Reyes Montiel, portavoz de IU en la Comisión de Juventud de la Asamblea de Madrid, preguntará al Gobierno de Esperanza Aguirre sobre sus verdaderas intenciones. Y el sábado, precisamente Reyes Montiel y el concejal de Juventud Pedro Del Cura nos acompañarán en un reparto de esos trípticos en el mercadillo a partir de las 12 horas.

Esperemos que estos pasos de movilización terminen confluyendo en una respuesta más amplia y mayoritaria para que toda la ciudadanía de Rivas le recuerde a Esperanza Aguirre que su capricho privatizador perjudica seriamente nuestra salud.