lunes, 30 de noviembre de 2009

Un inmenso abrazo a Aminetu desde Rivas

Ayer, el auditorio municipal Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid acogió un emotivo acto de homenaje y solidaridad con Aminetu Haidar, la activista saharaui pro derechos humanos que lleva dos semanas en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, en un secuestro encubierto por parte del Gobierno español, después de que las autoridades marroquíes no la permitiesen regresar a su casa, con su familia, en el Sahara ocupado por el reino tiránico alauí. La historia de Aminetu ha vuelto a poner un rostro en primera línea para la vergonzosa travesía en el desierto, y nunca mejor dicho, del pueblo saharaui, a quien España dejó en la estacada hace más de 30 años. Con ella y con el Sahara entero estuvieron ayer muchas personas (calculo, que a lo largo de las seis horas del evento, por las más de mil localidades del Pilar Bardem pasaron cerca de dos millares de asistentes), vibrando con la música y la palabra comprometidas de una gran variedad de artistas, desde Macaco a Bebe, pasando por Amaral, Pedro Almódovar, Juan Diego, Juan Diego Botto, Kiko Veneno, Pilar Bardem, Muchachito Bombo Infierno, Miguel Ríos, Paca Gabaldón, Gonzalo de Castro o Carmen París, etc.

Uno de los momentos más duros, ilustrativos y tristemente irónicos del concierto fue la lectura de un discurso leído en 1976 por un joven líder político español, el entonces 'sólo' Secretario General del PSOE Felipe González, en los campamentos de refugiados saharauis, en el que remarcaba el compromiso de su partido por la justicia y la dignidad del pueblo saharaui, y su palabra de acompañarlo en su lucha hasta la victoria. Podéis leerlo aquí. Qué sinvergüenza.

Más allá de la justísima causa saharaui, que creo que ha de volver a ponerse sobre la agenda política en destacado relieve y a ello ha contribuido esta valiente mujer, el caso de Aminetu Haidar es una sangrante agresión a los derechos humanos, y esperemos, como dijo Saramago en su preciosa carta, como recordaron ayer Almodóvar y otros y otras tantas de quienes tomaron la palabra, que no haga falta que se apague su vida, porque personas como ella son las imprescindibles que escribía Bertolt Brecht.

No entiendo esta especie de torbellino diplomático en que anda metido el Gobierno español, reuniéndose con ella, ofreciéndole opciones varias para poder deshacer el lío que el propio Moratinos ha montado. Basta de negociar con Aminetu, señores y señoras del Gobierno: miren hacia el otro lado, a ese país cuyo déspota rey ejerce una dictadura con mano de hierro (le basta una mano, con la otra se saluda fraternalmente con el nuestro), y negocien y presionen a ese Reino al que hace más de tres décadas dejamos ocupar una tierra que no era nuestra ni suya. Las limitaciones del pragmatismo pueden aflorar cuando de verdad se hacen las cosas coherente y comprometidamente; cuando lo que guían los actos, en este caso diplomáticos y humanitarios, es la desidia, la torpeza y el no querer mojarse, sencillamente, la 'realpolitik' es una excusa. Y si esa excusa acaba cobrándose la vida de Aminetu Haidar, entonces, Marruecos será el culpable, desde luego, pero sobre España caerá también peso de la conciencia del verdugo, si es que por los entresijos de La Moncloa y el Ministerio de Asuntos Exteriores no se ha perdido en estos más de treinta años, la conciencia de nuestra deuda histórica de justicia con el Sahara.

1 comentario:

__MARÍA__ dijo...

Ayer cuando vimos en la tele el acto en Rivas, levantamos nuestras copas brindando por un pueblo como Rivas, que hace lo que otros tendrían que hacer y no se les cae la cara de vergüenza por estar tan calladitos.
¡Enhorabuena a todo el pueblo de Rivas! y ¡Ánimo para Aminetu!

Besos