martes, 8 de septiembre de 2009

Vida Original Subtitulada

El domingo aproveché la tarde viendo 'V.O.S. - Versión Original Subtitulada', la última película de Cesc Gay. Ya, ya sé -me adelanto a los más puestos en las novedades de la cartelera- que no es ningún estreno recientísimo, pero había ido dejándola pasar y decidí cerrar el fin de semana saldando la deuda pendiente con mi afición al cine de este catalán que me tendió un espejo de ternura en 'Krámpack' y que me puso la sangre de pie con la sutileza de 'En la ciudad'. Y, la verdad, si su último trabajo ('Ficción') me había dejado un poco frío, he de confesar que 'V.O.S.' me ha encantado.



La película reflexiona sobre cómo se cuenta una historia, pero ese 'cómo' -y he ahí la originalidad y potencialidad del film- no se reduce a la fórmula narrativa, a la estructura, al construir un discurso; Cesc Gay no se detiene en dar lecciones de narrativa cinematográfica ni de guión, sino que aborda la materia prima de la propia historia, aquello que nos mueve a contar algo y, yendo más allá de los ya manidos relatos sobre los conflictos entre la realidad y la ficción o los matices entre la comedia y el drama, nos regala un estudiado canto a la vida. Pero ojo: no me refiero a un despliegue de sensibilidad optimista ni de buenismo efectista. Es un canto a la vida en la medida en que ésta -aunque no sea necesariamente 'bella', con permiso de Roberto Benigni-, merece ser contada.

En ese complejo tablero se mueven cuatro personajes bajo la alargada sombra del mejor Woody Allen, en un microcosmos donde los pulsos a propósito del amor, la amistad, la soledad o la rutina de la pareja, ni se ganan ni se pierden, simplemente se transforman. Y es que pocas cosas puede haber tan materiales, tan físicas -y no sólo químicas- como los hilos con que movemos y nos mueven las relaciones humanas; de eso también nos habla 'V.O.S.'. Y todo ello, en un escenario donde las cosas transcurren como la vida misma y a la vez como en el proceso de la escritura de un guión o de rodaje de una película, con esos mismos personajes saltando la barrera del espacio escénico y devorando decorados y equipo técnico con cada impulso y decisión que toman.

No quiero terminar sin destacar el trabajo de los cuatro intérpretes, pero muy especialmente de las dos actrices, Ágata Roca y Vicenta Ndongo. En una palabra, enormes.

'V.O.S. - Versión Original Subtitulada' (basada en una obra de teatro, para mí desconocida, de Carol López) no es tan original y novedosa como se pretende en lo formal, pero como historia sí me parece mucho más fuerte y poderosa de lo que muchas críticas que he leído han tenido en cuenta. Así pues, y siendo una humilde opinión personal, os recomiendo que no dejéis de verla. Que además es una comedia elegante y fresca, lo cual, tal como están las cosas, se agradece.

3 comentarios:

Orologiaio dijo...

Tomo nota.

:P

Durán dijo...

Pareces un crítico de cine de verdad. Veré la peli. Besote

Curro Corrales dijo...

Hala, pues ya le puedo decir a Cesc Gay que me vaya preparando la comisión ganada por estos dos nuevos espectadores.

Besotes a ambos, reguapos