lunes, 14 de septiembre de 2009

Los 'brotes verdes' de Benidorm, las cosas claras y el chocolate espeso

Por sugerencia de mi amigo Pablo Urbiola, he leído el artículo que Enric González publica hoy en El País, y, la verdad, al margen de lo admirable que me parece su contundencia, hay algo que me hace pensar más allá de los hechos y la opinión en sí que expone. Habida cuenta del asombro que me causa que alguien hable así de claro, me pregunto, ¿por qué nos resulta tan raro que la gente hable alto y claro?

Lean, lean el artículo de Enric González, y opinen, ustedes también, alto y claro.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La micción es un proceso por el que la vejiga urinaria se vacía de orina cuando está llena. La vejiga (que en estado vacío se encuentra comprimida por los demás órganos) se llena poco a poco hasta que la tensión de sus paredes se eleva por encima de un valor umbral y entonces se desencadena un reflejo neurógeno llamado reflejo miccional que provoca la micción (orinar), y si no se consigue, al menos produce el deseo consciente de orinar.

El proceso de la micción es, en la mayoría de las veces, controlado voluntariamente. La incontinencia urinaria es el control pobre o ausente de la micción.

La micción refleja es un proceso medular completamente automático. En las paredes de la vejiga urinaria existen unos receptores sensoriales llamados receptores de estiramiento de la pared vesical que captan la presión y el aumento del volumen de la vejiga. Los más importantes son los localizados en el cuello vesical. Estos receptores sensitivos provocan potenciales de acción que se transmiten por los nervios pélvicos a los segmentos sacros S-2 y S-3. En estos núcleos sacros se originan fibras motoras del sistema nervioso parasimpático que terminan en células ganglionares nerviosas localizadas en la pared de la vejiga encargadas de inervar al músculo detrusor de la vejiga. Este arco reflejo se repite durante unos minutos cada vez más para aumentar la presión de la vejiga y se inhibe conscientemente por el cerebro si no se produce la micción.

A veces el cúmulo de reflejos miccionales es tan grande que el impulso nervioso pasa al nervio pudendo hacia el esfínter externo urinario para inhibirlo. Si esta inhibición es más intensa que las señales conscientes voluntarias del cerebro, ocurrirá la micción involuntaria (incontinencia urinaria).

La micción puede inhibirse o precipitarse por centros encefálicos que son:

Poderosos centros facilitadores e inhibidores en el tronco cerebral, tal vez localizadas en la protuberancia.
Varios centros localizados en la corteza cerebral, que son sobre todo inhibidores pero también pueden ser excitadores.
En control encefálico de la micción se produce por los siguientes medios:

A través de la médula espinal, los núcleos encefálicos estimulan los centros parasimpáticos sacros para que —por medio del nervio pudendo— relajen el músculo esfínter externo, cuando hay deseo de orinar. Además se produce contracción abdominal y relajación del suelo pélvico, que facilitan la micción.
A través de la médula espinal, los núcleos encefálicos estimulan los centros simpáticos que producen contracción del trígono y del esfínter externo, impidiendo la micción.
Cuando se padece una enfermedad del aparato urinario, pueden existir síntomas desagradables durante la micción como:

Disuria: es un dolor urente o escozor durante el paso de orina por la uretra. Este síntoma aislado o junto con alguno de los siguientes definen el sídrome miccional.
Polaquiuria: es el aumento de micciones durante 24 horas, generalmente de escasa cantidad.
Nicturia: es el aumento de micciones durante la noche (véase también enuresis y parasomnia).
Hematuria: es la expulsión de sangre con la orina.
Piuria: es la expulsión de pus con la orina.
Dolor suprapúbico o dolor hipogástrico: Es un dolor en el bajo vientre o en la parte inferior del abdomen durante la micción.
Tenesmo urinario: es la sensación de querer volver a orinar, cuando se acaba de hacer.
Cólico nefrítico: es un dolor espasmódico originado en la región lumbar que se irradia hacia los genitales externos, de gran intensidad.

Trastornos relacionados con la micción [editar]Paruresis: imposibilidad de orinar en determinadas situaciones.
Síndrome de Micción Constante: Síndrome que lleva al afectado a orinar constantemente en un lapso menor a 10 minutos durante la noche.

Curro Corrales dijo...

Interesante lección de biología humana. Muy ilustrativa, en serio :-), sólo espero que no se miccione usted, querido anónimo, contra el muro de mi corrala.

Orologiaio dijo...

Cómo está el patio...

(El de tu corrala y el que describe Enric González)

:*

Anónimo dijo...

He leído suficiente en este año que ha pasado de tus

escritos en el blog.

Yo se lo que es vivir en la mentira.

Hamas??Tu los tienes a tu lado?

Ven veras.Estudia !!Vive veras.

S.B,Sh.

Shamila.S.I. P.a dijo...

Amiga Francesa.

Pensamiento error.

Venga mujer ,libre.

SALAM'''''Petroleo.