lunes, 12 de enero de 2009

Una recomendación: 'Lesbianas', de Raquel Platero y otras autoras

La producción académica y de investigación en el campo del feminismo y los estudios de género está tomando caminos muy interesantes en los últimos años, y generando un continuo debate en el que se trenzan cuestiones en relación con los roles de género y la construcción social de la sexualidad, el poso del pensamiento feminista más tradicional y sus corrientes, los límites de la igualdad formal, la relación del machismo y otras formas de discriminación, los contrastes interculturales, la plasmación concreta de todo esto con la vida más terrenal y sus barreras cotidianas (discriminaciones salariales, precariedad, conciliación, etc.)...

Todo este debate viene liderado y generado por el trabajo y la investigación de muchas mujeres (y también, cada vez más hombres) que vierten en su reflexión teórica no sólo la carrera de fondo académico que llevan haciendo mucho tiempo, sino toda una experiencia vital a pie de activismo de calle, lo cual llena de viveza y de fluidez las diferentes opiniones y posicionamientos que van surgiendo. Uno de los nombres -y no es porque sea mi amiga, eh- que mejor riegan este cultivo feminista tan plural es el de Raquel Platero, quien aporta al debate una interesante mezcla de curtido análisis comparado de las políticas públicas de igualdad en el ámbito europeo, su experiencia docente en materia de intervención social y comunitaria, y un currículo activista de solera. Raquel Platero es la fundadora de la primera asociación LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) universitaria española, la RQTR (en su origen, Rosa Que Te quiero Rosa) de la Complutense, y entre su producción ensayística, además de artículos varios, cuenta con el imprescindible “Herramientas para combatir el ‘bullying’ homofóbico” (publicado por Talasa, en su primera edición subvencionado por el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid), una guía para llevar a las aulas el tratamiento de la diversidad afectivo-sexual con una perspectiva preventiva de las situaciones de acoso escolar.


Ahora Raquel Platero ha coordinado la edición de otra obra muy recomendable, que acabo de leer, ésta más directamente ubicada dentro de este nuevo mosaico teórico del feminismo, “Lesbianas. Discursos y representaciones” (editado por Melusina), un libro que recoge artículos y aportaciones de varias autoras, y que viene a ser un espejo en el que estas mujeres (que tienen en común su lesbianismo) comentan en primera persona y a conciencia el reflejo de las transformaciones vividas en los últimos en materia de libertades sexuales, y trazan un viaje coral a propósito del “qué se dice” de las lesbianas y lo que dicen ellas mismas.

Yo destacaría, especialmente, de entre el completo acopio de textos que reúne el volumen, los dos artículos de la propia Raquel Platero: uno primero en el que estudia detenidamente las Políticas de Igualdad del Estado bajo el epígrafe “¿Queremos las lesbianas ser mujeres?”, para plantear la invisibilidad bajo el concepto “mujeres” de la diversidad del mismo, en concreto en lo relacionado con las lesbianas; y el segundo, “Madres, folclóricas y masculinas”, una acertadísima disertación analítica del tratamiento del lesbianismo en los medios de comunicación –a caballo siempre entre el ostracismo silencioso, la caricatura estereotipada y la estigmatización-. Además, me resultan muy recomendables –y es, de verdad, muy difícil escoger- el retrato que hace Matilde Albarracín de los clandestinos círculos y códigos de lesbianas en la Barcelona de la posguerra y el franquismo, y, sobre todo, el artículo de la activista de referencia para tantas mujeres y personas LGTB Empar Pineda, que filtra por su historia militante personal toda la memoria de un movimiento reivindicativo que, aunque a muchos les guste creer, no ha nacido ayer: “Pequeña historia de los colectivos de lesbianas”.

En fin, que no dejo de recomendar este libro a quienes se interesen por la igualdad, el feminismo en su pluralidad, y la conquista transformadora de parcelas de libertad. Y de darle mi enhorabuena a Raquel Platero por haber tirado de un hilo necesario, que ha hecho pronunciarse a tantas voces imprescindibles para comprender quiénes son las lesbianas, y de dónde vienen. Y en realidad, quiénes somos, y de dónde venimos, todos y todas.

Y de regalo, esta fotito que nos hicimos unos amigos del Área de Libertades Sexuales de IU-CM con Raquel el día de la presentación del libro en Madrid, este diciembre pasado.

1 comentario:

albertoh dijo...

Seguiré tu recomendación, Curro. Es uno de los libros imprescindibles que tengo pendiente.

Besazo