domingo, 2 de noviembre de 2008

¿Arreglos para IU?

Siempre me ha gustado la palabra arreglo por su jugosa polisemia, sus matices y el abanico de usos y frases hechas que tiene: están los comercios de arreglos, de arreglos costureros, en los que se venden utensilios y materiales para coser y se cogen los bajos del pantalón o se cambian los botones de la camisa; están los arreglos con que se tratan canciones y piezas de sonido para versionarlas o cambiarlas; están también -qué miedo- los arreglos de cuentas con que uno se toma la justicia por su mano; y hasta puede usarse arreglo como sinónimo de amancebamiento, o sea, de relación traviesa y libertina. Además, claro, uno puede hacer las cosas con arreglo a como piensa, a como cree que deberían ser o a como se le pone entre los mismísimos hemisferios cerebrales. Por no hablar de esa coloquial forma de denominar a una reconciliación cuando decimos que nos hemos arreglado con quien habíamos discutido. Y un sinfín más.
Y, luego, además, está Izquierda Unida. Que a ver si terminamos de convencernos de que tiene arreglo. Porque yo todavía lo creo.

Desde ayer por la tarde, y más aún, a lo largo del día de hoy, tengo repleta la cabeza de impresiones y reflexiones que me sugiere la resaca de la Fase Regional madrileña de la IX Asamblea Federal de IU, que se celebró el viernes y ayer sábado. He visto lo que dicen Hugo y Líber de la reunión, he leído las nota de prensa que corta y pega Nuet en su bitácora, he seguido comentarios en unos y otros blogs, y, la verdad, todo ello me confirma el sabor agridulce que me dejó la Asamblea. Aviso a navegantes: sabor agridulce no por una frustración, digamos, tribal; la lista que apoyé, que encabezaba la compañera Tania, concejala de Cultura de Rivas, sacó un resultado desde luego modesto pero francamente mejor del que nosotros y nosotras mismas esperábamos. Reunimos los avales "por los pelos" y superamos nuestras propias quinielas con un 16% de votos y 10 delegados y delegadas, cuando nuestras cábalas andaban entre 8 y 9.

Quiero decir, además, que estoy muy orgulloso de que esta misma lista hizo un esfuerzo enorme de renovación, y de feminización, no sólo por la completa paridad (algo que compartían el resto de listas, al menos en los primeros puestos), sino por la visibilidad de la feminización: María Espinosa, militante de base de Vallekas (y, como bloguera, todo hay que decirlo, más vaga que Tania y yo mismo, que ya es decir), fue la 'número 2'. Entre los 10 compañeros y compañeras elegidas, además, hay gente tan curranta y activa en Jóvenes de IU y en sus asambleas de base como Sergio, de El Álamo, o Yamila, de San Fernando. Y en el conjunto de la lista, militantes conocidas y conocidos de I love IU como Chus de Ciempozuelos, Alberto Hidalgo, Romenauer o Andrés, mi prefe, porque siempre está ahí aportando matices desde la humildad, el sentido común, la tranquilidad, el mimo y la agudeza modesta.
Sigo, antes de pasar a explicar los 'peros' de mi resaca post-asamblearia, diciendo que me alegra que en las otras listas hayan salido electas personas como Líber o Lidia, en la primera, o como Loles Dolz, Hugo o Bea, en la segunda. Gente con la que, creo, se puede llegar a los acuerdos que necesita IU para que su arreglo sea el sinónimo de solución y no el de apaño.
Pero, aún creyendo que ese arreglo sigue siendo posible, he de decir que lo veo más lejano y más improbable que hace tan sólo unos días. Yo, que me había pasado varios meses preasamblearios en una especie de desidia voluntaria, de escepticismo perezoso, de malos presentimientos y despiste de por dónde arrancar para aportar algo desde lo poco que puedo hacer, había 'vuelto al cole', tras el verano, con las pilas cargas y la energía renovada, y había recuperado, si no la ilusión, al menos sí el olfato optimista.
Cualquiera que me conozca o que haya leído mi blog sabrá que siempre me he mantenido cercano a los posicionamientos que en este proceso desembocaron en el documento de IU Abierta. Sin embargo, no firmé dicho documento porque, al igual que los otros dos, me pareció desde el principio que "no es lo que tocaba", que IU estaba en una situación prepolítica que exigía combinar un amplio acuerdo para "habilitar" el marco de debate con una propuesta que, evidentemente, no nos vaciase de política pero que pusiese el acento en lo que nos une como "todo" y no en delimitar perfiles propios como "partes". Mucha gente de la órbita y entorno de IU Abierta estaba en esas, gente como María, o como Tania, y muchas y muchos más. También lo estaba gente que había coincidido en el análisis y algunas propuestas de Otra IU es Posible y su Manifiesto de los 100, gente de aquí y allá y de ninguna parte, de En Construcción, del sector crítico de Ezker Batua, de la minoría andaluza; y, mientras, nos llegaban noticias de gente de Murcia haciendo esfuerzos por un documento de síntesis y de resoluciones que clamaban unidad desde asambleas de base de IU-CM, o de Castilla y León, etc.
Algo se movía, y debíamos hacer un esfuerzo por canalizarlo en la medida que pudiese cada cual. Es así como participé en una reunión amplia y muy plural el pasado 11 de octubre, de la que salió este texto, con el que coincido en más de un 90%. Me parecía que había una esperanza que crecía por momentos.
Nada de eso puedo confirmar con la misma viveza después de la Asamblea regional. No es que esté todo perdido, al contrario, es que creo que no se ha extendido ese ímpetu suficientemente. La Asamblea Federal aún está abierta, y todo puede pasar, y ojalá mi marchitada ilusión se ponga en entredicho por la vía de los hechos, pero esta Fase ha estado lejos de suponer los cambios sustanciales y condicionantes que esperaba. No porque haya habido tres listas, ya que a fin de cuentas la salida unitaria no tiene por qué plasmarse necesariamente en una única lista, sino por otros elementos.
En primer lugar, puedo confirmar que la mayoría de IU-CM, la que ha dado un 52% a la lista de Gregorio Gordo en torno al documento 'Creemos en el futuro de IU', tiene, como estrategia vertebral, definir la centralidad política de acuerdo a la sombra que proyecta: se han autootorgado la condición de 'sintéticos por definición', son la 'Tercera Vía' y no hay más que hablar, en la unidad sus planteamientos son los nucleares porque sí. Ello supone una falta de generosidad de partida muy importante. Ojo, repito: no quiero decir que todo el mundo agrupado bajo esa candidatura o ese documento se lo tenga tan creído, pero creo que es un problema de base y un criterio fundamental de 'IU Futuro' como grupo.
En segundo lugar, la lista encabezada por mi compañero de asamblea Ismael González, la lista cercana al Documento de los 100, supedita cualquier salida unitaria a mostrar su fuerza midiéndose con el resto. Luis Cabo hablaba en la asamblea de Arganda en que debatí con él de "unidad, sí, pero sobre bases sólidas", un eufemismo muy bonito que se han ahorrado otros compañeros del PCE -y, ya sé que en esa lista no había gente sólo del PCE- cuando directamente me han hablado, en el ambiente informal de unas cañitas con tapa, de su prioridad por "recuperar la hegemonía" del Partido en IU, y de "ganar solos" la Asamblea, eso sí, "para después integrar a todo el mundo". Unidad al día siguiente, vaya, como si no fuese a llegar la paz, sino la victoria.
En la Fase Regional se ha escenificado todo esto, y basta ver las lecturas de algunos bloggers allí presentes y los debates que esas lecturas han suscitado en sus bitácoras. Tampoco quienes hemos promovido, conformado y apoyado la tercera candidatura hemos sabido trazar el suficiente perfil propio y la suficiente influencia en el debate. Hemos participado del mismo, en el espacio del Plenario, poco y difusamente. Nos pesa mucho el estar etiquetados como "los gasparistas" en un momento en que la crítica al último período se personaliza en el ya dimitido coordinador. Y no hemos sabido explicar, por ejemplo, que muchos y muchas ni siquiera habíamos firmado el documento de IU Abierta y que quienes lo habían hecho venían con los matices por delante y la mano tendida, que la famosa resolución unitaria -que al final no lo fue- no era fruto de ninguna pinza con nadie sino de nuestra voluntad expresa de comprender que el debate superaba ya los tres documentos oficiales y de superar esos tres compartimentos estancos.
Algo hemos avanzado. Muchas y muchos nos dejamos la piel para que nuestra lista visibilizase renovación y compromiso claro con los cambios que necesita IU, sin que eso signifique descapitalizar, hacer tabla rasa o despreciar a nadie. Pero no sé qué recorrido tendrá todo esto. Espero que los delegados y delegadas de las tres candidaturas, especialmente aquellos y aquellas a quienes más conozco, aprecio y de quienes más espero esa responsabilidad y esa generosidad (aunque a varios y varias no pudiese votarles porque estaban en otras listas) tengan bien presente la que se avecina y la necesidad de una Unidad en el marco mismo de la Asamblea para empezar a arreglarnos al menos en tres sentidos: de reconciliarnos mínimamente, de poner IU "guapa" con órganos renovados, y de buscar soluciones prepolíticas para que el resto del camino se produzca desde y hacia la Política.
Mientras, dejaré dormitar mi sabor agridulce para que no se convierta en definitiva frustración.
PD: Perdón por la chapa...
PD: Y una última cosa: gracias, Tania, por tu vibrante intervención en defensa de la candidatura.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Comparto tu sabor agridulce. Y reconozco incluso que a veces me embarga cierta sensación pesimista, pero cuando eso ocurre pienso en personas como tu o como Tanía y entonces el orgullo de pertenecer a IU y teneros como compañeros y compañeras puede con ese pesimismo.

Un beso y mil gracias, Aída.

Libertad Martínez dijo...

Curro, para empezar me encanta la forma en la que tienes de expresa ese sabor agridulce.
Has leido mi blog y has comprendido que yo tengo el mismo sabor en mi boca.
Verás, ayerdije en el blog de Nuet que en la lista de los 100 que se presentó en Madrid, yo no había visto a comunistas, y eso ha provocado algnos insultos, cosa que me esperaba, pero lo gracioso es que provoca insultos por más por pertenecer auna de las partes que por lo que digo. Y eso es en definitiva el problema.
Tienes razón en muchas de las cosas que dices, otras seguro que podríamos discutirlas y no tendríamos muchas diferencias.
Pero hay una en la que te doy toda la razón: desde muchas partes hemos peleado por hacer otro proceso, por intentar superar dinámicas que ya sabemos a donde nos llevan y no ha sido posible.
Yo no se lo que va a pasar dentro de 15 días, no se si allí vamos a finiquitar IU o nos vamos a dar el tiempo que necesitamos.
Pero sí te digo una cosa, si esto es (como parece) un proceso aritmético apañados vamos.

enchufe dijo...

Magnifico artículo!!

Yo la verdad es que solo estuve la mañana del sábado. Y tengo una sensacion rara.

La sensación que me llevo es ciertamente aspera. Creo que estamos cada vez más lejos de generar una asamblea que nos ayude a salir de la cartarsis política y organizativa en la que nos hemos ido introduciendo en los últimos años. Muy lejos de una asamblea que cierre esta etapa y abra otra etapa que nos lleve al proceso de la refundación.

La verdad es que creo que la asamblea del 15 y 16 va a servir "solo" para que cambién los dirigentes -y esto es importante-, pero van a quedar demasiadas preguntas en el aire que van a ser comidas por un torrente de corrientes y familias con escasa capacidad de sentarse a reflexionar sobre cuales han sido nuestros errores, que queremos hacer y como queremos hacerlo sin que nos saquemos los ojos, las tripas ni pedirnos carnets.

La verdad es que como bien dices Curro, espero que los delegados y las delegadas que has mencionado y y otr@s much@s más de verdad abran un proceso de transformación de IU que cirre esta etapa...

Un abrazo muy fuerte!!

P.D.: Muchas gracias por vuestro trabajo. La verdad es que haceis que sea más facil continuar en IU en estos momentos de incertidumbre y pesimismo.

Borja dijo...

Yo como he sido expulsado de IU en Asturias sigo este proceso desde la lejanía e incluso la apatía... No obstante, hoy he estado todo el día leyendo blogs y noticias sobre el proceso congresual.
Dicho sea esto con todo el respeto del mundo: Está muy bien hablar de mano tendida, de acuerdos y consensos cuando se está en minoría, pero hay que ver lo que ha hecho mucha gente de "IU abierta" a lo largo y ancho del estado... ¿Qué mano puede tenderse con quienes expulsaron a más de medio millar de militantes de un plumazo en Asturias? ¿porque no se lo aplican? ¿qué tiene de abierta Ezker Batúa?

Curro Corrales dijo...

Estimado Borja,

Desconozco el caso concreto de expulsiones que comentas, pero la verdad, si nos ponemos a hacer un rosario de agravios, apañados vamos... Decirte además que en Madrid nunca ha sido mayoría IU Abierta, y que yo no he expulsado a nadie, ni yo, ni nadie de la candidatura que apoyé y en que participé.

También podría decirte que soy crítico con Madrazo y su gestión de la pluralidad, y que he hecho esfuerzos de encuentro -quizás tarde, pues el desánimo me tuve adormecido los primeros meses preasamblearios- con gente de otras sensibilidades y de ninguna, como el que ha dado lugar al manifiesto 'Aprovechemos la Oportunidad'.

Decirte, por último, que si de lo que se trata ahora es simplemente de cambair una correlación de fuerzas para que quienes dicen haber sido víctimas -con sus razones o sin ellas- sean ahora los verdugos, y entiende la simplificación, que sé que no es lo que has dicho, pero entiende el ejemplo; si de lo que se trata, digo, es de eso, entonces francamente acabaremos en la sinrazón más absoluta.

Ojalá, al contrario, nos desquitemos los apriorismos. Yo estoy en ello, y de hecho mi crónica trata de reflejar lo que viví el fin de semana y las últimas semanas.

Un saludo.

PD: Al resto, gracias por vuestros comentarios... Tras el post-terapia recobro, tímidamente, el olfato -si no optimista-, positivo.