lunes, 20 de octubre de 2008

El papelón de Powell

No me ha sorprendido mucho el apoyo que Colin Powell ha manifestado hacia Obama, aunque hay que reconocer que ha venido a ser el clímax de esa especie de 'obamamanía' que, según nos cuentan los medios, está recorriendo Estados Unidos. No se trata del fantasma del comunismo del que hablaban Marx y Engels, ni mucho menos, pero, llegado este punto, habrá hasta que dar las gracias con la que está cayendo. Yo no creo que McCain y Obama sean lo mismo, de la misma manera que no creo que el PP y el PSOE lo sean -y me baste con hablar medio minuto con un militante de base cualquiera de los dos partidos para darme cuenta-, aunque a la vez esa percepción me confirma que yo no podría estar en el PP ni en el PSOE, ni votar a McCain ni a Obama. Pero no, no quería yo hablar en este post de mi candidato en estas presidenciales norteamericanas, que eso ya lo hace habitualmente y con mucho tino Millares.

Hablaba, perdonen ustedes la divagación, de que el salto a la palestra de la obación al candidato demócrata por parte de Colin Powell, no me ha generado en sí mismo mucha sorpresa. Lo que sí que me ha chocado ha sido el tratamiento mediático general en nuestro país a este tema: no tanto por la pompa y circunstancia con que nos han contado la vibrantísima intervención televisiva de Powell, sino por el retrato que han hecho del personaje. Hasta en la Ser o El País, medios que criticaron abiertamente la ocupación de Irak de 2003, se nos ha presentado a Colin Powell como un corderito bondadoso en la corte de Bush... Vamos a ver, para empezar, si así fuese, ¿qué narices de sorprendente e inesperado tendría su apoyo ahora a Obama? Y he leído en el progresista Público, en su edición impresa de hoy (soy un torpe, no he encontrado la cita en la edición digital) la siguiente breve reseña de Powell:



El ex general fue secretario de Estado durante el primer mandato de George Bush. Le tocó el triste papel de presentar el informe para justificar la invasión de Irak en la ONU.
"Le tocó el triste papel"... Caramba. Pobre Powell. Un poco de seriedad, por favor: una cosa es que fuese lo más moderado que ha pasado por un gabinete de Bush y otra cosa bien distinta es que ahora resulte que era un simple mandao, que no tenía nada que ver con aquellas batallitas, que tuvo que tragarse aquel sapo... En fin. Apoye a quien apoye, y vaya a votar a quien vaya a votar, Colin Powell seguirá siendo el general que dirigió la primera intervención estadounidense en el Golfo y que se plantó ante las Naciones Unidas para interpretar, bien conscientemente -no le 'tocó', no se le eligió por sorteo-, el papelón de la mayor impostura bélica de la historia mundial reciente. Si algún día acabasen sentados en un tribunal los responsables de aquello, no creo que Powell fuese llamado a declarar como simple testigo. Aunque igual le contrata la defensa: total, en defender lo indefendible, tiene experiencia.

2 comentarios:

SELMA dijo...

... teniendo en cuenta que los candidatos respectivos son, de derecha, Obama y de extrema derecha, Mc Cain... Yankeelandia es asi, no podemos tener una visión europeísta de los candidatos norteamericanos... ni tampoco creernos a estas alturas que JLRZ es de izquierdas...

De Powell... apuntarse al caballo ganador...

Un beso.

javierM dijo...

Ahora mismito le enlazo, D. Curro. Porque a tenor de la verdad, esta mañana le leí y me lo archivé mentalmente. Luego me ha pasado lo que a usted, que no encontré lo de Público.