domingo, 21 de septiembre de 2008

Epístola a Pablo Casado

Estimado Pablo Casado, Presidente de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Madrid:

Te escribo desde el más absoluto de los asombros tras escuchar tus declaraciones en el Congreso regional del PP. Asombro no porque me haya sorprendido el contenido de lo que dices, o no del todo. A fin de cuentas, hemos compartido tertulias radiofónicas en la que ya me había quedado muy claro "lo carca" que te parece que se denuncie la precariedad laboral o se defienda la gestión pública de los servicios públicos. Y, sin embargo, para mí siempre han sido muy interesantes los debates mantenidos, y me recuerdo hablando de ti ante personas conocidas y compañeros y compañeras de IU, comentando lo brillante que eras en la claridad didáctica, la firmeza y vehemencia con que mantenías tus posiciones y, a la vez, lo respetuoso y dialogante que eras ante opiniones radicalmente contrarias a las tuyas.

Por ello mi asombro se encendió con el tono francamente sobrado y agresivo con que arengaste a todo el Plenario del Congreso. Hablabas desde un desconcertante rencor, más que limítrofe con el odio. Y sobre todo: hablabas con la seguridad impune del matón del patio de colegio que despliega su chulería crecido por la muchachada que le ríe las gracias haciéndole séquito.

Entrar en el contenido de tus palabras, y responderlas, requeriría de una larga divagación que sería mucho más interesante hacer de manera compartida y confrontada. No sé si te atreverías a sacar esas acusaciones del Plenario de tu Congreso y llevarlas a un debate con jóvenes de izquierdas, con uno del PSOE y otro de IU, por ejemplo, como en la tertulia radiofónica, para, sin las prisas del comentario de actualidad -que limita aquella tertulia- debatir sobre política, ideologías y la realidad de la juventud en la Comunidad de Madrid. Podría ser un debate televisado por Telemadrid, si ésta fuese de verdad la televisión de todos los madrileños y madrileñas.


Por lo demás, estimado Pablo, sólo voy a pedirte un poco de respeto cuando hables "de la guerra del abuelo". A mí jamás se me ocurriría referirme de manera tan frívola a las víctimas de ETA sólo porque éstas sean militantes o dirigentes del Partido Popular. Y no lo haría porque entiendo que fueron privadas de libertad dramáticamente, y porque en torno a su recuerdo hay mucho dolor de muchas familias. Menos mal que llego a comprender esto, y que tengo la sensibilidad precisa para ello. Porque si no fuese así, y se me ocurriese emplazar públicamente al PP a olvidar a esas víctimas, estoy convencido de que una exigencia así obtendría la reprimenda general que nunca levanta el desprecio continuo que el Partido Popular hace a las víctimas del franquismo.


Tú hablas perfectamente a sabiendas de que ya tienes el aplauso ganado, incluso más allá de las paredes de ese Plenario. Está muy bien que alguien sea seguro de sí mismo, está muy bien ser tan emprendedor y ambicioso, y hacer hambre para comerse el mundo. Está muy bien adiestrar los ruidos que en el estómago causa ese hambre para que suenen brillantes, certeros, providenciales. Pero al menos no olvides que los olés vitoreados por Esperanza Aguirre y todo el PP de Madrid ayer no tienen mayor mérito. Tampoco, en realidad, las polvoredas levantadas entre nosotros, los progres charlatanes. De lo contrario, además de agresivo y soberbio, estarías caminando hacia un patetismo que no, eso sí que no, puedes permitirte. Aunque claro, te lo está diciendo un carca.


Recibe un cordial y muy atento saludo,

Curro García Corrales

10 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Magnífica epístola de un carca. Lo dice otro carca. ¡Qué le vamos a hacer! Se ve que el tal Pablo tenía abuelos vencedores y eso, ya se sabe, imprime carácter.
Lo grave de todo, no es lo que dice, puesto que en un congreso con el aplauso asegurado se le puede ir la boca. Lo peor es el tono agresivo de odio y a quién representa, a una parte de los políticos que guiarán este país dentro de veinte años. ¡Vergonzoso!

Salud y República

Anónimo dijo...

Siento discrepar con esta epístola. Creo que el tal Pablo Casado tiene parte de razón...

Anónimo dijo...

Parece que por fín, la juventud del PP se deshace de los complejos y defiende de forma clara y directa la realidad liberal y emprendedora de los jóvenes de Madrid.
Te podrá, o no te podrá gustar su tono (eres de la oposición, es lo lógico), pero tiene toda la razón.

Curro Corrales dijo...

Queridos anónimos,

Vuestras opiniones son bienvenidas en este blog, pero lamento profundamente que las expreséis desde el anonimato y además, sin aportar ningún argumento. Si vamos a entrar a debatir sobre la cuestión, entremos, sin mayor problema. Ahora, eliminemos tópicos y mitos: la juventud del PP hace mucho que no tiene complejos en defender sus posicionamientos (otra cosa es vuestro desconocimiento hacia su actividad política cotidiana) y por otro lado, me gustaría que explicaséis un poco mejor qué es eso de "la realidad liberal y emprendedora de los jóvenes de Madrid".

Y conmigo no cuela eso de "te podrá o no gustar su tono", porque cuando ciertas formas de hacer y decir las cosas emergen, en verdad están ofreciendo una nueva lectura, también, del fondo de lo que se dice y se hace.

Un saludo, gracias por vuestras opiniones.

Raúl Pleguezuelo dijo...

Me da la impresión de que hablaba para unos oídos en especial, los de la incondicional que vitoreaba "ole, ole y ole". Este joven lleva forrándose desde los 22 años y ahora con 28 tiene que asegurarse el futuro en el equipo de ultras que ayer fue refrendado.
No olvidemos que la derecha puede ser dialogante por intereses del guión, pero tras esa careta puede haber un neocon que cortará el dialogo cuando pueda prescindir de él.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Me ha parecido tristísimo que una persona de 28 años pronuncie esas palabras.
Abrazos,
Diego

agnóstico apático dijo...

Magnífico, Curro. Asertivo, inteligente, argumentado y contundente. Saludos desde Guatemala.

Gracchus Babeuf dijo...

No es cierto que NNGG haya perdido los complejos. Tienen el complejo de admirar a Franco y no reconcerlo. De saber que Fraga fue ministro de un dictador fascista, y no reconcerlo. De saber que el tamayazo que hizo presidenta a la lideresa fue un tongo contra la democracia... ¡Tienen muchos complejos!

Alejandro A dijo...

1- La epístola: brillante.

2- Los anónimos: que muestren su cara y nos dejen ver los argumentos y el fondo, no sólo los titulares.

3- ¿Qué podemos esperar de quien ha crecido a la sombra de Esperanza Aguirre? El que a mal arbol se arrima....

Conrado Arranz dijo...

Desde mi humilde rincón (el blog)yo también me declaro carca. Eso sí, gracias a este muchachito sé cada vez más quién no soy.
Un saludo.