jueves, 23 de agosto de 2007

Colores

¡Extra, extra! Última novedad científica: las "preferencias" de color asociadas a los sexos -azul para los hombres, rosa para las mujeres- tiene un origen biológico, y no cultural. Eso parece, según una investigación en la Universidad de Newcastle de la que se hacían eco hace tres días varios medios. La revista británica 'Current Biology' publica los resultados del trabajo, y con ello parece que se desautoriza implícitamente de una vez por todas lo que ha venido siendo durante mucho tiempo un ejemplo usado por el feminismo para cuestionar la desigualdad de género en lo educacional.

Como nos cuenta esta noticia,
[...] los investigadores pidieron a 171 hombres y mujeres jóvenes que seleccionaran lo más rápidamente que pudieran su color preferido entre una serie de rectángulos coloreados que se les presentaban por parejas. [...] El color favorito universal para todos parecía ser el azul. Sin embargo, las mujeres tenían una preferencia por la parte final de rojos del eje rojo-verde y esto cambiaba su preferencia de colores ligeramente del azul al rojo, lo que tiende a convertir en los colores preferidos los rosas y lilas.

Y remata:
Las diferencias entre hombres y mujeres fueron lo suficientemente claras como para permitir a los investigadores predecir el sexo de un participante en base a su perfil de preferencia de colores.

Y olé. Luego todo se explica, por lo visto, en el desarrollo de la evolución humana, que en un pasado primitivo habría llevado a la mujer a potenciar esa preferencia innata en su labor como recolectora -por el color rojizo de los frutos-.

No soy biológo ni tengo más información de esa investigación que la que han publicado ABC, El País y El Mundo a partir de lo que -se supone- ha publicado esa revista británica. Igual me estoy pecando de atrevido, pero francamente, lo de este estudio no encuentro por dónde cogerlo.

Aun suponiendo que la muestra de 171 personas (de ellas, ¿cuántos hombres había, cuántas mujeres?, porque no lo dice en ningún lado) sea suficiente, y que la metodología de las cartulinas de coloritos sea fiable e irrefutable; aun suponiendo -por qué iba a ser mentira- que estaba tan clara la diferencia en las preferencias cromáticas entre uno y otro sexo, ¿qué parte de todo esto induce a la conclusión automática de que todo ello es por algo biológico y no cultural? Quienes se sometieron a la investigación, no vivirían -digo yo- ni en Marte ni en una cápsula aislada del mundo y de la construcción de roles diferenciados de género que se da en éste.

No quiero frivolizar, pero pensemos por un momento que se reúnen a 171 personas y se les da una plancha y un montón de ropa por planchar. El resultado lo podemos aventurar sin mucho riesgo: el acabado del planchado sería mejor en aquellas prendas caídas en manos de mujeres. Y no, no se debe a nada biológico... El ejemplo es excéntrico y exagerado, sí, pero la percepción también se aprende, se modela y moldea, y se construye dentro de cada sujeto y del contexto en que éste vive. No es que sea un alumno ejemplar de Comunicación Audiovisual -de hecho todo lo contrario, aunque ése es otro tema, ayyyy-, pero ya antes de este estudio había mucho escrito sobre teoría del color, psicología de la percepción y teoría de la imagen. No hay que ser un Nobel, vaya.

Aun así, es posible que haya un componente biológico en estas preferencias cromáticas. Otras diferencias biológicas entre hombres y mujeres existen y además son evidentes. Pero en ningún caso, estaremos de acuerdo, pueden servir para justificar toda la parafernalia cultural y ceremonial construida en torno a ese "el azul es de niños y el rosa, de niñas" y los efectos discriminatorios que tiene en la educación de hombres y mujeres.

Llegados a este punto, simplemente no entiendo el sentido de esta investigación, al margen del rigor más que dudoso de su planteamiento. ¿Qué pretendía demostrar la Universidad de Newcastle...?

...Colorín, colorado...

4 comentarios:

Maripuchi dijo...

JAMÁS he vestido a mis niños de rosita o azulito (con ropa comprada por mí). Lo cual, me ha costado un trabajo ímprobo (porque para recién nacido es o rosa o azul o blanco), además de una pasta (en las tiendas "más baratas" no hay oferta alternativa.

Ahora que el mayor tiene 2 años, le pongo camisetas rosas y le compro sillitas de paseo, porque a él lo que le gusta es pasear muñecas. También son inevitables los cochecitos (aunque nada más que los use para tirarlos)...

Ya sabes, hay quien se empeña en instruir en roles desde la más tierna infancia.

Yo sufrí mucho en mí misma las distinciones por cuestión de género que hubo entre mi hermano y yo. Si puedo, evitaré estos errores con mis hijos.

(Ah! Mi color favorito es el verde).

RGAlmazán dijo...

Desde luego, como es Vd. dudar de los estudios realizados de la prestigiosa universidad de Newcastle. Hay cosas que son y punto. Niños azul, niñas rosa. Niños pistolas, niñas muñecas. Niños fuerza bruta, niñas fuerza viperina.
Todo está demostrado. Salí a la calle el seis de enero y ví cómo iban vestidos los niños y niñas, qué juguetes les había traido los reyes y cómo se los disputaban.
¿O es que tampoco a mí me va a creer? Además por si no lo sabe, lo he podido constatar con mis hijos (muestra representativa y objetiva de la población a estudiar).

Salud y República.

Salud y República

CoBeT dijo...

Desde luego si un estudio con 171 personas ha conseguido saber distinguir si algo de esa índole es genético o cultural, sería para que lo estudiásemos en los colegios. Pero si nos fijamos incluso la razón que dan a esa "diferencia biológica" es una diferencia puramente cultural que también podría haberse traspasado culturalmente en algunas zonas, porque ni siquiera creo que esto de los colores sea extensible a todo el mundo.

Para distinguir bien que es cultural y que es biológico, y los límites de la selección genética respecto a la cultural, a mi me pareció bastante interesante leer al antropólogo Marvin Harris, cuyos libros tienen además bastantes "anécdotas" bastante interesante. Por cierto, a Marvin Harris lo leí a sugerencia de un cantautor murciano que aprovecho para publicitar: http://www.jesuscutillas.es/

eulalia dijo...

La universidad en cuestión quizás queria averiguar si se nace memo, (por no poner la palabra malsonante que me ha venido a la cabeza en primera instancia), o te vuelven memo.
¿Han pensado en hacer la prueba en tribus del amazonas o del serengueti?, esos que solo llevan ropa para que les hagan fotos.
Y una duda final: ¿tuvieron en cuenta la proporción de zurdos?.
Saludos.