viernes, 23 de marzo de 2007

Feminismo, activismo LGTB y laicismo


Ayer asistí a una charla, en el marco de unas jornadas organizadas por la Universidad Autónoma de Madrid y la FELGT -Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales-, en la intervinieron como ponentes el defensor del pueblo vasco -'Ararteko'- Íñigo Lamarca, el profesor de Derecho en la Universidad Paris VII Daniel Borrillo, y el Nacho Pichardo, profesor de Antropología de la Autónoma. Muy interesantes sus reflexiones sobre los 'Avances y retrocesos de los derechos LGTB a nivel internacional'. En algún momento, Lamarca y Pichardo se refirieron a la necesidad de alianza global entre el movimiento feminista y el movimiento lgtb, algo que se retomó durante el coloquio.


Fue en el coloquio entre los ponentes y las y los asistentes cuando Daniel Borrillo defendió tejer redes con el movimiento laicista internacional, donde, dijo, tenemos un aliado potencial decisivo. Estoy seguro de que es así. Lo que no comparto fue cómo Borrillo, para defender esa tesis, infravaloró la eficacia o conveniencia de la alianza con el movimiento feminista. Borrillo, aun estando de acuerdo con que la homofobia tiene origen en el sexismo mismo, aseguró que las mujeres no podían asimilar o entender las reivindicaciones LGTB tan bien como los activistas laicistas porque "ellas no fueron perseguidas, asesinadas en genocidios, apresadas en campos de concentración" como sí lo fueron las personas homosexuales y transexuales o personas ateas o creyentes de algunas religiones en determinados regímenes y sociedades.


Me parece casi un insulto a la memoria del movimiento feminista, a la actualidad de la discriminación de las mujeres y a nuestra propia inteligencia como activistas LGTB. Hitler, Stalin o Franco persiguieron a homosexuales, es verdad. No hubo campos de concentración ni cárceles donde encerrar a mujeres "por el simple hecho de serlo", también es verdad. Pero, ¿no es verdad que la historia de la Humanidad es la historia de la sumisión de la mujer, con todas las traducciones de violencia implícita y explícita que eso implica? ¿Y no es verdad que a día de hoy mueren en nuestro país más de 60 mujeres cada año por causa directa del machismo llevado al extremo? Por otro lado, yo, que soy homosexual y siento un escalofrío al pensar en las vejaciones y persecuciones a las que han sometido a tantas personas por su orientación sexual a la largo de la historia, nunca me arrojaría tan fácilmente en una argumentación la carga de todo ese dolor, entre otras cosas por honor a la memoria de esas víctimas. Aunque les sienta como hermanos y su tragedia deba estar viva en nuestro recuerdo, yo no he sido torturado ni encerrado en un campo de concentración. Tal y como lo verbalizó Borrillo, me resulta algo frívolo ese recurso.


No veo incompatibles entre sí las alianzas con el feminismo y el laicismo. Y creo que, más que alianzas y estrategias, hace falta un ejercicio previo, un ejercicio de discurso y reflexión: pensar por qué esa alianza, pensar en qué tenemos en común y qué podemos hacer juntas y juntos.


La homofobia, como muy bien explicó Pichardo, no es sólo el odio o la discriminación a 'lo homosexual', sino a aquello 'sospechoso de serlo', es decir, a las actitudes, prácticas y comportamientos que se desmarcan de lo que es convencionalmente 'ser heterosexual' es decir, ajustarse a los roles de 'hombre' y 'mujer'. Por eso, el machismo y la homofobia son dos caras de la misma moneda.


De la misma manera, reivindicar la diversidad en igualdad y la liberación de esos corsés implica reivindicar también el desarrollo integral de la personalidad en un ambiente amable, poder ser uno mismo con todas las consecuencias: también en el ámbito de 'lo público', en el espacio compartido por todas y todas, que debe regirse por la razón de la convivencia y no por la fe de la providencia. Por eso, laicismo y liberación sexual también pueden ser aliados.


PD: Y que conste que Daniel Borrillo es una eminencia a la que admiro, eh.


PD2: Y perdón por el rollo, pero es que ayer no quise intervenir en el coloquio porque éste era un puntito coyuntural en el debate y no daba para polemizar más... y me quedé con la espinita, jeje.

1 comentario:

Daniel Isaac dijo...

...Me pregunto yo , que no conozco el tema en profundidad, si lo que ocurre en China(o más en la China rural) con las niñas que las condenan antes de nacer por el hecho de ser mujer, si eso no es un genocidio contra las mujeres....

Es sólo una apreciación...

No es que sea compatible, si no que veo obligatorio inmiscuir( o se inmiscuyen solas) a las mujeres en cualquier movimiento social.

Saludos!!!