sábado, 24 de marzo de 2007

Es otra cosa

El Partido Popular ha decidido que Polanco es el anticristo y, vaya que vaya, no es que a mí Don Jesús me caiga muy allá, no es que me parezca embajador de la buena voluntad. PRISA es una macrogrupo empresarial que en absoluto ha sido "enemigo de todos los poderes económicos", como dijo su jefazo, ya que ejerce como uno de esos poderes en el universo mediático de habla hispana hasta límites que nos costaría, a bote pronto, creer. Por otro lado, conozco de primera mano la experiencia de trabajadores y trabajadoras de sus medios, en condiciones de precariedad que no se quedan tan lejos de las novelas de Dickens o -para que irnos a la ficción anglosajona del XIX- el Corte Inglés.

Pero, decía, tras las palabras de Elorriaga ayer, a uno le entran ganas de comprar un par de acciones y juntar cuatro perras para pagarse una página completa de publicidad en El País. Y es que estos de la Gaviota están rozando el absurdo. Luego dicen que España se está rompiendo: pues claro. Ellos mismos están dinamitando España -no como ente cultural, como sacrosanta unidad nacional, como estampa común de pandereta y 12-0 contra Malta-: están cargándose las instituciones, el teatro de sombras chinas del espacio público, las mínimas reglas del juego.

Por suerte, el mundo no es tal y como lo ven y proclaman. Es verdad que hay un ambiente de crispación que ha salpicado claramente a la calle, a la cola del autobús y al cafetito a medio mañana, pero a parte del chascarrillo más o menos abroncado, la vida real no es ni de lejos la que testifica Rajoy. Están quedándose solos en su propia nube.

PRISA me importa un pepino. Y Polanco ni os cuento. Pero no me importa tanto la mezcla de frustración, indignación, vergüenza y pena que siento cuando el segundo partido estatal hace ostentación de su falta de sentido de la realidad. Desde aquí os lo digo, amigos peperos: odiar no es estar vivo. Vivir es otra cosa.

2 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Buena entrada Curro. Con moderación pero con intensidad. Poniéndo las íes en su sitio.

Me gusta: "odiar no es estar vivo, vivir es otra cosa".

Muchacho, sigue por el buen camino. Te lo dice uno que sabe por qué.
¡Ah! y a ver si se te ve más por la blogsfera, que nos tienes abandonaos.

Salud y República

Corpi dijo...

Te llevo siguiendo desde hace algún tiempo y me gusta como escribes y lo que cuentas. Te enlazo en mi bitácora. Un saludo.