domingo, 18 de marzo de 2007

Desactualizado

Hay veces que los diccionarios se nos quedan cortos, parcos, tímidos, imprecisos, vagos. Ocurre cuando corremos a ellos buscando encontrar la definición exacta de algo que, por puro uso habitual, sabemos "qué" significa pero no acertamos a verbalizarlo con nuestras palabras. Los diccionarios, el lenguaje mismo, no sudan, respiran, comen, aman, destestan, perciben, escuchan, caminan ni regresan... Y es que solemos olvidar que el lenguaje no es la realidad, sino una convención. Me resulta maravilloso ese escalofrío de conmoción cuando algo que nombro trasciende de la propia palabra y cobra más dimensión como "algo real": cuando soy capaz de desenvolver el lenguaje y en un reflejo rápido y pasajero me parece tocar algo vivo debajo de él.

En fin, disculpadme, que me estoy poniendo estupendo y no hay quien me entienda. De lo que quería hablar hoy es del término "desactualizado", pero no del que define asépticamente la RAE, y quería hacerlo por varias razones:

1. Porque para desactualizado, yo mismo: ¡que llevo más de mes y medio 'desconectao' de mi agradable rutina bloggera! Ya sé que no sirven excusas ni promesas de disciplinada fidelidad que volveré a incumplir en algún momento (seguro, seguro).

2. Por lo mucho que me río mucho con mi buen amigo Jacobo señalando impertinentemente toda expresión o comportamiento que nos parece, eso: desactualizado.

3. Porque cualquier excusa es buena para recomendar un nuevo enlace: disfruten de El Hombre Desactualizado, que les ayudará, además, para entender ese "no sé qué" que trasciende el lenguaje cuando Jacobo y un servidor sacamos nuestro severo juicio a pasear.

Y ahora, re-bienvenid@s a mi Corrala.

1 comentario:

Roberto dijo...

¡Qué bueno verte de nuevo por aquí! Ya se echaban de menos los post corraleros!
Un besote!!