jueves, 4 de enero de 2007

Todo esto

Me encantó la última peli de Woody Allen, a pesar de que gran parte de la crítica la consideró simplemente "correcta" o "aceptable", y como siempre que me encuentro con el cine de Allen, pude ver proyectado en la pantalla y oír en boca de los personajes situaciones y frases que parece que le dan forma a cosas que guardo dentro de mí aunque no sepa expresarlas. Toda esta introducción cuasipedante me remite a una de las frases que el hombre al que encarna el propio Woody dice en un momento dado: "Estoy delgado porque la angustia me hace de gimnasio".

Así me pasa a mí. Y a Víctor. Es otra de las cosas que tenemos en común. Se me hace raro dedicar unas líneas a una vivencia tan estricta y profundamente personal -no sea que algún becario de Libertad Digital quiera convertirme en protagonista de un suplemento de folletín sentimental- pero voy hacerlo por dos razones: porque Víctor me lo ha pedido, y porque necesito descargar por escrito -con urgencia- algo sobre todo esto.

Todo esto. Todo esto que tú y yo sabemos exactamente qué ha sido. Todo esto tan bonito, y tan contradictorio, y tan intenso, y tan frustrante, y tan esperanzador también. Todo esto que ha sido hacernos la vida más fácil durante unos días, y decidir que así siga siendo aunque sea en otro idioma. Todo esto que nos enseña que somos más complicados de lo que desearíamos, que somos racionales hasta lo irracional y viscerales hasta lo decisorio. Todo esto que nos enseña a aceptarnos tal cual. Todo esto que nos hace crecer. Todo esto que, aunque no lo parezca, nos ayuda a superar la angustia, a reconciliarnos con nosotros mismos.

Muchas gracias, Víctor. Por ser como eres y por darme la oportunidad de acercarme a ti. Por ser sincero y honesto. Por mostrarme tu angustia y tu ilusión. Por dejarme enseñarte lo que soy. Por querer ser mi amigo. Por querer que yo sea tu amigo.

5 comentarios:

Bola de Nieve dijo...

Acabo de escuchar una canción que dice; "se me acabó la fuerza de la mano izquierda, voy a dejarte el mundo para ti solito..." asi que ya ves, sigo escuchando canciones que dicen cosas que me ponen aún mas tristes de lo que estoy.
Si, estoy triste, mucho más de lo que me imaginaba, mucho mas que el sábado pasado cuando tuvimos una comversación distinta pero con un final muy parecido. Y si, sigo con la sensación de no estar haciendo lo que quiero, de hacer solo algo que puede que me haga sentir mejor pero que en realidad no es lo que quiero hacer y llego a un punto en el que sin entender nada lo comprendo todo...que tienenes dudas, y que yo tambien (y demasiada angustia). Que ninguno sabemos donde nos podría llevar esto pero no se...ufff vuelven las dudas y las letras de canciones tristes que revolotean en mi cabeza. Creo que voy a llamarte...

Anónimo dijo...

La peli es una comedia deliciosa.

Besos, Curro

ainhat dijo...

yo se que este es un post un tanto intimo,una cosa entre tu y victor pero igual, es de bien nacidos ser agradeciso, osea que en ese final de agradecimientos a victor, yo que soy un poco egolatra he echado de menos una agradecimiento a tu amiga Tania, por lo que tu ya sabes.
Besos

Anónimo dijo...

Leyendo tu post, y el comentario de Victor, sólo puedo decirte, Curro, adorable, estupendo, divertido, cariñoso, ocurrente, inteligente, mordaz, amigo, genial Curro, que me alegro tanto de haberte encontrado y que nuestras vidas se hayan cruzado... ¡Te quiero, Curro! Que nadie te vuelva loco, que no te lo mereces, y si te vuelve loco que sea de puro amor y pura pasión, que tú sí te mereces eso y mucho, mucho, mucho, pero mucho más. (Se que no soy nadie para meterme en esto, pero bueno, es mi naturaleza: PORTERA).

Curro dijo...

Aysss, si es que la vida es una montaña rusa, jeje. Muchas gracias por vuestros comentarios -a pesar del pudor que me provoca-. Pues sí, Paquito, "Scoop" es una comedia deliciosa (¿cómo vas de lo tuyo, corazón?, besos).

Y sí, Tania, tienes razón, jeje, Víctor y yo hemos de agradecerte tu ¿mecenazgo?... Ay ay ay...

Y qué te voy a contar a ti, Jacobo, atiza que se desinfla el globo... Pues que tú también eres un amigo estupendo, además de ingenioso, mordaz, cariñoso, adorable y estupendo hasta cuando te pones portera. No es cuestión de meterse o no meterse, corazón, agradezco tus ánimos. Pero debes saber que: 1. nadie va a volverme loco (¡YA LO ESTOY!), y 2. me siento raro pero estoy bien, y estoy bien porque en mi vida hay gente como Rome, como Tania, como tú y también como Víctor. Las cosas no tiene por qué ser fáciles, que bastante tenemos con lo que tenemos, pero sí podemos poner toda nuestra carne en el asador para que en lo que nos toque, al menos no sean muuuuuy difíciles. Ahí andamos.

Os quiero.