miércoles, 15 de noviembre de 2006

Seseña o la punta del iceberg

Marbella, con su espectacular trama corrupta, ha servido para destapar otros puntos corruptos en el mapa urbanístico español. Pero Marbella no deja de ser, con todo el escándolo que provoca a cualquiera que conserve un mínimo de juicio y decencia, eso: un espectáculo preso de sí mismo. Mucho más graves, por lo generalizados que pueden llegar a estar, son casos de corrupción que, más allá de los delirios de grandeza de la 'jet set' de provincias, se instalan en la gestión cotidiana de muchos ayuntamientos y son difícilmente destapados. Sí: difícilmente. Porque es difícil enfrentarse a los poderes fácticos, a los "Poceros". En Seseña, un Gobierno municipal está librando una batalla de denuncia de la corrupción y defensa de la legalidad y el interés general que le está costando mucho sudor y lágrimas. Marbella no deja de ser, en el ruido informativo, más pan y circo, una anécdota de 'Aquí hay tomate'. Seseña es la punta del iceberg de la impostura urbanística. Por eso, quienes creemos por experiencias directas y/o por convicción que las instituciones no son corruptas por definición, y que "no todos son igual de ladrones"; quienes creemos que si existe voluntad política un Ayuntamiento puede empoderar a su ciudadanía y no alimentar el lucro particular de cuatro especuladores; quienes defendemos, en definitiva, que hay que someter a un urgente deshielo los delitos cometidos en todas las Seseñas para poder confiar en que otra política es posible... no podemos dejar de apoyar el manifiesto que ya está circulando en Internet. Y mandar ánimo y apoyo al Gobierno municipal de Seseña, para que mantenga su ímpetu a favor de la dignidad.

1 comentario:

uncastellano dijo...

Está más extendida la corrupción de lo que parece ...
Saludos