jueves, 26 de octubre de 2006

Volver

"Yo adivino el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando mi retorno..."

Estupendo el tango de Carlos Gardel, y útil para vestir de glamour y de un misterio que tampoco es para tanto mi regreso a la blogosfera.Ya, ya lo sé: que si esto es un escándalo, que si Curro dimisión, que si adónde van con un blog parado en el tiempo. Ayyyy... tenéis toda la razón, mis fieles seguidores/as (si es que queda alguien al otro lado de la pantalla...).

Podría decir que he estado encadenado al portal de mi corrala protestando por algún desahucio anunciado al calor del pelotazo urbanístico; podría decir que la finca ha estado apuntalada ante el peligro de derrumbe y que una derrama de la comunidad de vecinos me ha dejado con la cuenta corriente tiritando; podría decir que han venido vecinos nuevos a este patio de vecinos y me he pasado estos dos meses de silencio cibernético pidiéndoles sal...

...O podría decir que las vacaciones de verano empalmaron con su resaca, que la vuelta al curso lectivo, laboral y político ha sido alboratada, atareada, desconcertante, agitada. O podría decir que he tenido algunas grietas de ésas interiores para las que no hay derrama y apuntalamiento que valgan, más que el tiempo y el cambio de perspectivas. Podría, en fin, decir tantas cosas para excusar este paréntesis y sin embargo sonarían a excusa imposible, que simplemente me dedicaré a cerrarlo y anunciar que sí, estoy aquí.

Nos vemos. De verdad, de verdad.

No hay comentarios: