martes, 4 de abril de 2006

Recogimiento

Hace más o menos un año, mi querida Leire (que también tiene un blog) compartió conmigo la siguiente reflexión que yo ahora os pongo a la luz de mi corrala en esta hora de la siesta:

¿Qué pasaría si una Asociación cualquiera con un montón de socios (a los que en muchísimos casos se les niega la posibilidad de darse de baja con evasivas surrealistas o simples silencios) quisiese organizar durante toda una semana diferentes actos más o menos masivos en la mayoría de pueblos y ciudades del país, actos que incluirían espectáculos sangrientos y siniestros como el de gente dándose latigazos en la espalda?

Probablemente se pondría alguna que otra pega a la celebración masiva y en esas circunstancias de eventos de tal calibre.

Pues va llegando la Semana Santa y, de nuevo, tendremos más de lo mismo. Pero aquí a todo el mundo le parece lo más normal que la Iglesia tome las calles para ofrecer una muestra perfecta de lo largas y pesadas y fuertes que son sus cadenas. Viva el recogimiento espiritual.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece ser que no te ha contado nadie que para ser católico no hay que subscribirse a ninguna ridícula asociacion para darse de alta, como podría ser el caso de otras como la de Pepe Carvalho de la Facultad de Ciencias de la Informacion. Solo se necesita un poco de fe. Antes de hablar sobre nada deberías informarte y te aseguro que el cristianismo y la Iglesia no es un tema del que te puedas documentar en uno o dos días, se necesita un formación, cosa que veo que no tienes. Y sin ánimo de ofender si no tienes ni idea, pero lo que se dice ni idea, sobre religion, mejor no abras la boca y caigas en topicazos ridículos comentarios que estoy bien harto de leer y escuchar y muestra un poco de respeto por algo que es un modo de vida para tantísimas personas y no hace ningún daño a nadie. Es algo más profundo que gente pegándose latigazos, que desde luego no pienso ponerme a esplicarte en este espacio.

Curro dijo...

Jejejeje, perdona, queridisimo anónimo, pero no es verdad: yo mismo estoy "afiliao" a la Iglesia, porque figuro como católico tras mi bautizo y no me dejan apostatar... NO ME DEJAN. No me hacen caso. La Iglesia sustenta sus privilegios en un apoyo social engordado con miles y miles de casos como el mío. En la Pepe Carvalho, si te quieres dar de baja, te dan de baja.

Respeto la fe. Pero tengo derecho a la disidencia de la misma. Y me parece estupendo que la gente quiera darse latigazos en la espalda, no molestan a nadie mñas que a ellos, solo digo que viniendo de cualquier otro colectivo se consideraría en general una bestialidad, y, en el caso de la Iglesia, es lo más normal. Por lo demás, lo que no respeto (y de hecho, me repugna) es que en nombre de algo que precisamente considero importante para quien así lo sienta como es la fe, se instrumentalicen abusos de poder sistemáticos. Y así funciona la Iglesia.

¿Topicazos ridículos? Tu misma respuesta lo es, lo siento mucho: soberbia y autoritaria. Has descrito muy bien con tus palabras lo que es un fanático. No creo que la fe sea eso, lo siento. Pero espero que seas muy feliz y te tomes la vida con más relax, con lo bonita que essss

Anónimo dijo...

Para apostatar, motivos y maneras. Un texto lúcido de un amigo con los links para proceder a darse de baja de la asociación.

Y por cierto, una organización que pone más pegas al salir que al entrar, para mi es una secta.

http://www.terra.org/diario/art01534.html

Anónimo dijo...

Como es Semana Santa propongo algo novedoso.

Veamos las relaciones de poder.

Tenemos un juicio...o varios.
Tenemos a Jesús.
Tenemos a Caifás, Anás, etc...
Tenemos a Pilatos.
Tenemos al pueblo (que un día canta hosanna y pocos días después grita "crucifícalo"... ¡democracia!)
Tenemos a los apóstoles (cobardes que huyen)
Tenemos a las mujeres (al pie de la cruz).

Lo mejor es que cada uno cojamos los textos (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) y leamos los fragmentos del juicio.

Y nos preguntemos:

-¿Qué movía a cada uno de los poderosos?

-¿Qué movía a Jesús?

Y finalmente -pero por favor, sólo después de leer los textos y pensarlos- podemos preguntarnos qué mueve hoy a la gente.

Pero lo primero es leer los textos. Sin leer detalladamente la tragedia no entenderemos a los personajes... ni nuestra cultura.

Honradamente, pienso que ningún europeo -ateo, budista, no importa- puede decirse "alfabetizado" si no ha leído los 4 relatos de la Pasión intentando entender a cada personaje.

ReaderMan