lunes, 3 de abril de 2006

Dos en la carretera


Hoy es 3 de abril. Pasado mañana, 5 de abril. Nací el 5 de abril de 1984. O sea, quedan dos días para que cumpla 22 años.

Dos días aún y ya he recibido dos regalitos que, lo que son las cosas, tienen cierta relación...

El viernes, Tania no pudo aguantar más de impaciencia y expectación por mi reacción y me regaló un aparato de radio para el coche con CD (¡y lector de mp3 incluido!). Un regalo práctico, teniendo en cuenta que mi queridísimo citröen Saxo tiene una radio algo dinosaúrica engulle-cassettes. Pero, además, un detalle precioso teniendo en cuenta su significado: ¡la de veces que Tania y yo vamos en su coche canturreando canciones varias como coristas de su CD (¡ese 'Y sin embargo' de Sabina...!). La última vez, hará tres semanas, cuando fuimos a Valladolid. En un principio habíamos pensado llevarnos el mío, que es Diesel y consume menos gasolina, pero como no teníamos posibilidad de acompañamiento musical, optamos por el coche de la Tati. La próxima vez, mi compañera de fatigas políticas y personales y yo podremos gastarnos menos en combustible (que somos tacaños y ecologistas) y no por ello dejar de canturrear en plan 'road movie'. Fantástica Tania...

...Y fantástico Toni, mi Toni, que desde su exilio académico florentino me ha enviado un regalito que me ha llegado hoy mismo. Precioso: un libro titulado Spaghetti & Stars que recoge fotogramas y fotografías de películas y estrellas del cine italiano comiendo pasta. Un irresistible guiño cinéfilo desde tierras italianas.

El lector avispao dirá: ¿y cuál es la relación entre un regalo y otro? Cuando he recibido el paquete postal de Toni y he descubierto el regalo, al pensar que éste era el segundo que recibía antes de mi cumple tras la sorpresa de Tania, he caído en que, precisamente junto a Toni, he vivido preciosos momentos de 'road movie' musicada, en su coche (otro citröen Saxo, mira por dónde), por carreteras mallorquinas, en aquellos dos veranos en que parecía que nos íbamos a beber el mar para luego hacer otro más bonito y más grande, solos, los dos.

Qué bonito es cumplir años y sentir que lo queda detrás, aunque sea irrecuperable, aunque a veces nos parezca ajeno, forma parte de lo que somos y a veces tiene forma de isla, de cala nudista, de corazón o de nota musical.

Qué bonito es cumplir años y seguir queriendo compartir con algún alma gemela (del tipo que sea) algún trayecto sobre ruedas y alguna banda sonora común.

PD: Esto me recuerda al momento de ayer en que Kike, Roberto y yo bajábamos en el coche del primero (¡otro citröen Saxo!) por la calle Fuencarral con 'Hombres G' a todo trapo, como pijos ochenteros... Que conste que ésa no es nuestra banda sonora común, sino simplemente el único CD que la radio de Kike quiso leer (por qué narices Kike tenía ese disco es algo que debéis preguntarle a él, jejeje).

7 comentarios:

RicardoRVM dijo...

Oiga, no me ensucie el barrio.

Anónimo dijo...

Pero hijo de puta!!!!!!!! y de quién coño es tu maravilloso saxo, cabrón!!!!!!!!!! Pero no sabe Tania que te regaló un cd para el coche de tu cuñada querida de los cojones!!!!!!!!!!!! ¿o qué? desgraciados

Anónimo dijo...

y la radio dinosáurica engulle-casettes es de tu hermano del alma que tanto te quiere. Que lo sepas, que estamos indignados pues tu desprecio y nuestra omisión son un agravio para quien te profesa tanto amor

Anónimo dijo...

y tu primo del alma también, aquí presente también se ha quedado de piedra

Curro dijo...

caray, caray, como está la sección argentina... Ya podíais firmar con vuestro nombre, capullos, que eso de usuario anónimo queda la mar de tristeeee...

Qué alegría saber que os dejáis caer por aquí... Os habéis ganado que os dedique uno de los próximos textitos, claro que sí, jeje, en el que haré justicia a la madre del Saxo (cuñadaaaa), al padre consorte (hermano!), y al primo (incombustible Fede).

Muchas gracias, preciosos, os quiero!

tacopania dijo...

Sin comentarios sobre la rabia de faley... solo tranquilizarle porque aquí todos/as sabemos de sobra que el sacxo es de la cuñada, un pequeño olvido en el comentario de curro no le quita ni un apice del amor que os profesa.

I wan to tell you

Tania dijo...

Sin comentarios sobre la rabia de faley... solo tranquilizarle porque aquí todos/as sabemos de sobra que el sacxo es de la cuñada, un pequeño olvido en el comentario de curro no le quita ni un apice del amor que os profesa.

I wan to tell you