sábado, 1 de abril de 2006

Día de la Victoria

No porque en este año se cumpla el 75º aniversario de la proclamación de la II República, lógicamente, otras efémirides más oscuras y tristes van a dejar de hacer acto de presencia en el calendario. Y hoy hace 67 años de esto:

"Parte Oficial de guerra correspondiente al 1º de Abril de 1939, III Año Triunfal. En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército rojo, han alcanzado las tropas Nacionales sus últimos objetivos militares. LA GUERRA HA TERMINADO”. Burgos, 1º de Abril de 1939. Año de la Victoria. EL GENERALÍSIMO: Franco."


Y yo, resacoso tras la fiesta republicana que celebramos ayer, no puedo evitar acordarme de esa frase que le dice el protagonista de Las bicicletas son para el verano a su hijo al terminar la Guerra Civil: "No ha llegado la paz, ha llegado la victoria". Una victoria que sigue estando, de alguna manera, vigente: ¡Flipadlo!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Efectivamente he flipado

San dijo...

Concurso de ideas.

¿Y que hacemos con el valle de los caídos?

Pintarlo de rosa, demolerlo, un pantano...

San.

FELICIDAD dijo...

Siento que Doña Julia saliese así de magullada.No quiero pensar lo que le hubiese hecho esta buena señora a Rubalcaba o a Zapatero.Ella fue allí a vomitar el odio que les inculcan desde ciertas ondas y otros enardecedores desde el PP.
Ellos son los culpables de las magulladuras de la pobre doña.

rios raffo dijo...

Ser irreverente está feo, dicen, y a uno, aquellos profes rojos con barbas, melenas y botas camperas, le enseñaron bien, así que hoy, aunque no crea que Santiago llegase a Finisterre, se apareciese en un caballo blanco ni cerrase nada, se cuida mucho de manifestar su sarcasmo cuando entra en la catedral de Compostela.
Y es que nosotros, que no sé quienes somos, pero somos nosotros, tenemos valores.

Lo digo porque en la página absurda, ridícula y mezquina que acabo de visitar tras pinchar en el enlace, acabo de ver cómo, quien sea, ha tenido la desfachatez -la terrible irreverencia- de pegar una foto de Miguel Hernández...

http://www.generalisimofranco.com/mitos_principal.htm

Sin ánimo de molestar, quita, quita, pero dadas las circunstancias me veo en la desagradable obligación de recordar a esos señores que, a día de la fecha, de su caudillo no deben quedar ni las botas.

Y que al alcalde “rojo” de mi pueblo, muerto por las malas en el 36, acaban de ponerle una calle, y que justo debajo de donde estaba la placa que ponía Avda del Generalísimo, ahora hay un pub en el que los nietos de los republis y de los fachas beben, fuman y follan.

Si es que a uno le obligan a ser desagradable.